Noviembre y diciembre, prueba de fuego para el ‘proyecto Cano’

ANTE LOS ‘MEJORES’. En los diez partidos que le restan de esta vuelta se medirá a seis de los diez primeros clasificados
Teresa Sánchez

El Salamanca afronta el próximo domingo frente a la Ponferradina uno de los, a priori y sólo si se tiene en cuenta la clasificación, encuentros más sencillos de los que le restan hasta que finalice la primera vuelta. Y es que los meses de noviembre y diciembre constituirán una auténtica prueba de fuego para comprobar si el plantel blanquinegro puede, o no, mantenerse en la privilegiada posición que ahora ocupa y en ellos tendrá como rivales a buena parte de los conjuntos que mejor han comenzado este año.

En los diez encuentros que le restan por disputar hasta que finalice el primer tramo liguero, el equipo de Óscar Cano se tendrá que medir a siete equipos que están ahora mismo clasificados entre los diez primeros. Después de visitar a la Ponferradina, el equipo salmantino deberá recibir en el estadio Helmántico al equipo que con los charros más sorprendió en el arranque de la temporada, la Unión Deportiva Las Palmas. El equipo canario ocupa en la actualidad la séptima posición y fuera de casa tan sólo ha cedido en dos encuentros –Ponferradina y Valladolid–, mientras que ganó en el campo del Villarreal o empató en otros complicados como el del Elche.

Posteriormente deberá superar dos salidas a domicilio –Girona y Elche– que no sería un problema si el equipo mantuviera su línea de esta temporada lejos de casa, aunque un promedio como el que lleva a domicilio –cuatro victorias de cinco–, es difícil de mantener. Y después de tratar esas dos cimas tendrá todo un Everest en el mes de diciembre por delante con cuatro encuentros de forma consecutiva que, a buen seguro, le serán de máxima exigencia: Rayo Vallecano –segundo clasificado–, en casa; Celta –tercero–, a domicilio; Xerez –octavo–, como local y Cartagena –décimo–, en el estadio de la localidad murciana. Ahí intentará echar el resto y variar la dinámica ante los gallitos puesto que frente a Betis y Valladolid ya cedió. Siete partidos, 21 puntos en juego que pueden marcar el devenir el resto de la temporada ya que, aunque el equipo sigue en puestos de promoción desde el vestuario se sigue señalando a la permanencia como el objetivo y serán éstos los encuentros que finalmente decidan hacia dónde deberán caminar las aspiraciones del conjunto salmantino.