Nochebuena, buena noche para langostinos y solomillo

Nochebuena, noche de familia, mesa y cena un poco más copiosa de lo habitual. Pese a la crisis, y aun teniendo que ajustar presupuestos, los salmantinos no renuncian a la tradición de reunirse en una cena en la que no fallan los platos de siempre preparados, generalmente, por la madre de la casa.

Pleno rendimiento en los mercados y las tiendas de alimentación de Salamanca. Esta noche toca cena y son muchos los que apuran hasta el último momento para hacerse con los productos más frescos o para añadir una última novedad al menú. Cena menos copiosas que otros años, por aquello de que no se puede gastar tanto, pero no faltan los habituales langostinos, el mejor fiambre y, este año, aparece el solomillo como gran alternativa a capones, pavos y corderos. Hay para todos los gustos.