Noche de altercados en Madrid tras la marcha de apoyo a Gamonal

Las concentraciones de apoyo al movimiento vecinal de Burgos se saldan con catorce detenidos y once heridos. El intento de los manifestantes de llegar a la sede del PP descencadenó los sucesos.

La Policía ha detenido a 14 personas, tres de ellas menores de edad, relacionadas con los disturbios generados por manifestantes que este miércoles han marchado por las calles en Madrid en apoyo a los vecinos del barrio burgalés de Gamonal, según ha informado a Europa Press un portavoz de la Jefatura Superior de Policía. Entre los arrestados se encuentra un efectivos de los Bomberos del Ayuntamiento de la capital que estaba de servicio, indicaron a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno.

 

Además, en el marco de estos incidentes se han contabilizado además once personas heridas. Así, los sanitarios del Samur-Protección Civil han tenido que atender a cinco agentes de policía y seis manifestantes por diversos cuadros de carácter leve todos ellos, según informaron a Europa Press fuentes de Emergencias Madrid.

 

Entre las 14 personas arrestadas en el marco de los disturbios, figuran tres menores de edad y un efectivos de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid. El bombero fue arrrestado tras un incidente con agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) cuando estaba de servicio y trasladado a comisaría en calidad de detenido.

 

Pasadas las nueve de la noche, agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que formaban parte del cordón policial que impedía el paso a la altura de la calle Génova --donde se encuentra la sede del Partido Popular-- y la Plaza Colón cargaron y lanzaron pelotas de goma contra un grupo que, previamente, les había insultado y lanzado petardos y botellas.

 

El cordón policial se desplegó y avanzó hacia la primera línea de los manifestantes, que en ese momento comenzaron a lanzar petardos y, sobre todo, a lanzar todo tipo de objetos y de botellas. En su huida, algunos manifestantes han volcado y quemado contenedores, destrozando mobiliario urbano en varias de las calles del centro de Madrid. En la calle de Alcalá se provocaron destrozos en la marquesina de una sucursal de una oficina de Bankia.