No todos los órganos envejecen igual

Depende de sus propiedades celulares.

El envejecimiento suele considerarse como la disminución gradual de todo el cuerpo, pero una nueva investigación muestra que la edad afecta a los órganos de maneras sorprendentemente diferentes. Publicado este jueves en 'Cell Systems', el estudio ofrece la primera visión global de cómo las proteínas celulares envejecen en los distintos órganos, revelando grandes diferencias entre el hígado y el cerebro de ratas jóvenes y viejas. Los hallazgos sugieren cómo la edad de un órgano puede depender de sus propiedades celulares únicas y su función fisiológica en el cuerpo.

 

"Los cambios que se producen en el envejecimiento pueden ser diversos y difíciles de precisar y mirando simplemente un parámetro pueden resultar que no se ve el panorama completo", afirma el coprimer autor Brandon Toyama, del Instituto Salk para Estudios Biológicos, en La Jolla, California, Estados Unidos.

 

Sin embargo, gracias al poder de varias tecnologías de última generación, el equipo ha podido ver cambios dependientes de la edad que no se podían ver antes. El resultado, según Toyama, es "un rico recurso que debería estimular la generación de nuevas hipótesis comprobables experimentalmente, llevando a una mejor comprensión del envejecimiento a nivel de organismo".

 

El envejecimiento provoca el deterioro progresivo de la función de los órganos, así como las funciones de las células y las proteínas dentro de ellas. Estudios anteriores han demostrado que el nivel de actividad de los genes también cambia con la edad, con la mayoría de los genes mostrando cambios similares en la expresión a través de los órganos.

 

Un reciente trabajo a gran escala mostró que la gran mayoría de las proteínas a través de diferentes órganos no cambian en abundancia durante el envejecimiento. Pero estos hallazgos no han dejado claro cómo el envejecimiento afecta a las proteínas celulares y si los cambios relacionados con la edad que alteran las proteínas que difieren entre órganos.