No queda otra que intentar comerse al 'ogro' turco

Xargay defiende a Palau en el último partido en casa de Euroliga
Perfumerías Avenida se enfrenta a un partido clave para su suerte en Europa (miércoles, 20.30 horas) en un momento delicado y frente al peor rival posible.
Toca medirse al Galatasaray turco que para cualquier entendido parte como uno de esos llamados ‘ogros’ de la competición, sin duda uno de los favoritos para hacerse con la presente edición de la Euroliga. Los cuatro triunfos que acumula contrastan con la única victoria en los tres encuentros que ha disputado de Perfumerías Avenida –en la primera jornada ante USK Prague-, lo que sitúa al equipo salmantino con la necesidad de sumar en positivo cuanto antes si no quiere verse relegado dentro de un grupo en el que aún debe medirse en la primera vuelta al otro poderoso, Ekaterinburg. A priori es un partido donde se tiene todo por ganar y poco que perder, pero la urgencia es tanta que toca pensar en dar la sorpresa.

La situación para recibir al Galatasaray no es la ideal puesto que el equipo salmantino se presenta a este encuentro tras la derrota del pasado sábado en La Seu y sigue arrastrando la plaga de problemas y lesiones que han dejado a su plantilla muy mermada, sobre todo en su juego interior. El equipo necesita un espaldarazo que le permita recuperar la confianza y si llega en un envite de la categoría de éste, mejor que mejor. El duelo ante el Galatasaray será el último en el que juegue Rooneka Hodges, cuya vinculación contractual con Avenida finaliza, y en principio se espera que Nicole Powell pueda estar disponible una vez recuperada de su esguince. La aportación de la norteamericana, llamada a ser la líder del equipo sobre todo en duelos como este, será fundamental.

Y si Avenida ha tenido problemas con las lesiones, las circunstancias de Galatasaray son similares. La plantilla en este momento se encuentra sensiblemente mermada por culpa de las lesiones que dejan fuera del roster a jugadoras como Sylvia Fowles, Nevriye Yilmaz o Alba Torrens. Ausencias que pese a las victorias que ha acumulado el equipo de Ekrem Memmun se han dejado notar en sus primeros pasos tanto en su competición doméstica (cuatro victorias por una derrota) como en la continental. En la Euroliga ha vencido en los cuatro encuentros que ha disputado pero lo ha hecho con unos marcadores mucho más ajustados de lo que cabría esperar y ha sido el empuje de sus estrellas, más que el juego colectivo, lo que le ha sacado de apuros. Es la ventaja de contar jugadoras del nivel de Ann Wauters y Sancho Lyttle, la pareja interior titular del último campeón de Europa, o de Lindsay Whalen, base de la selección USA. A ellas se le suma el empuje de las exteriores turcas Iveyin, Caglar o Alben, cuyo papel ha sido clave en los dos últimos envites.

El partido presenta múltiples complicaciones pero hay claves que pueden determinar la suerte final. El equipo reclama que Würzburg debe empujar como nunca y a cambio toca mejorar el nivel defensivo –ha disputado tres partidos por cuatro de su rival y la diferencia es evidente: (199 puntos encajados de Avenida y 197 su rival)-, pero sobre todo tocará trabajar mucho en el rebote y hay mejorar en ataque y reducir al máximo los errores y pérdidas que tanto daño han hecho en partidos como el que, por ejemplo, se disputó ante Mondeville.  

Los otros partidos Euroliga grupo C:
CCC Polkowice – Novi Zagreb, 17.45
USO Mondeville – UMMC Ekaterinburg, 20.00