“No nos aburrimos, aunque la gente piense lo contrario”

Hoy en ‘Mini-jobs’ nos acercamos al trabajo de socorrista, uno de los destinos laborales preferidos por los jóvenes en verano

Javier Pérez es uno de los muchos jóvenes que trabaja en verano para obtener un sueldo. Él en concreto estudia Magisterio y los meses estivales los dedica a ejercer de socorrista en la piscina municipal del Polideportivo de La Sindical. Lleva ya dos años en este puesto y asegura que durante el día a día siempre hay cosas que hacer: “no nos aburrimos aunque la gente piense que sí”.

¿Has tenido que sacarte algún título para ejercer?

Sí, tuve que obtener el título de socorrismo y de primeros auxilios. Para ello estuve durante dos meses y medio yendo a cursos los fines de semana.

¿En tu futuro profesional piensas hacer algo relacionado con este trabajo?

No, quiero ser profesor, en concreto quiero dedicarme al magisterio de inglés

¿Por qué trabajar en verano?

Porque se puede compaginar con otras cosas y es un buen modo de sacar dinero. Vale la pena porque tenemos que venir todos los días y estamos 5 horas al día, con lo cual son 35 horas semanales. Por ello te da tiempo para todo, a quedar con los amigos, con la novia…

¿Para qué vas a destinar el dinero que obtengas trabajando aquí?

Fundamentalmente para pagarme la matrícula del siguiente curso, pero también reservaré algo para cosas de ocio, como algún viaje.

¿Hay ofertas de trabajo para socorristas?

En años anteriores había mucho, pero ahora, con la crisis, muchas urbanizaciones han recortado su presupuesto en socorristas. Pero si buscas bien y te sabes mover sí que encuentras ofertas.

¿Y en tu puesto tienes mucho trabajo?

En junio menos, pero en julio y agosto hay más gente. También depende mucho del tiempo, con oleadas de calor esto se llena. Pero no nos aburrimos aunque la gente piense lo contrario, siempre hay algo que hacer.

¿Cuáles son las tareas más habituales?

Vigilar el agua, evitar el mayor número de peligros y sobre todo prevenir y hacer respetar las normas.

¿Tenéis muchos incidentes?

Por suerte no, suelen ser lesiones leves de pequeñas heridas y cortes o picaduras de insectos.

¿El peor incidente que te hayas encontrado?

Una vez tuve que socorrer un ataque epiléptico, ha sido el mayor susto que he vivido trabajando de socorrista.

¿Lo mejor y lo peor de trabajar de socorrista?

Lo mejor es el trato con la gente, hay gente encantadora que compartes con ellos los tres meses de verano. También el estar con el resto de socorristas durante este tiempo, porque se hace mucho grupo. Lo peor es la gente que no respecta las normas de convivencia, que no se dan cuenta que hay unas ciertas reglas que hay que cumplir para que todos estemos bien.