“No me mueve el rencor, pero al único que mandaron para casa fue a mí”

Señala que por lo menos se merecía "una explicación" después de ocho años

El malestar por la elección de diputados comenzó en el PSOE, quien trasladó al PP esa indignación que todavía perdura en un grupo de alcaldes y concejales de la provincia que cada vez gana más adeptos. Uno de ellos, quizá el que más llama la atención, es el anterior vicepresidente y diputado del área de Economía, Avelino Pérez, quien no esconde que el trato recibido por la actual corporación provincial “no le ha gustado, porque me sentó como un mazazo no seguir; pero más aún del modo en que me lo comunicaron. Todavía espero una explicación y creo que me la merezco”.

Un grupo de ocho alcaldes y concejales ha creado una pequeña ‘comisión’ para tratar el tema de la elección de los diputados durante los meses de verano y en septiembre convocar una reunión con todos los que quieran adherirse a la causa, “para hacer las cosas como creemos que deben hacerse”. Pero sí quiere dejar clara una cosa: “No me mueve el rencor, ni mucho menos, pero al único que han mandado para casa ha sido a mí y me duelen las formas”.

No obstante, defiende a ultranza a las Diputaciones, en concreto a la de Salamanca porque hacen una labor “imprescindible con los pequeños municipios, que en la provincia hay muchos y que se dude de su necesidad no me parece lógico. Es el Ayuntamiento de los Ayuntamientos y cumple una función primordial en el desarrollo de la provincia”, señala Pérez.

Le duele la provincia
Ocho años como diputado le han valido el reconocimiento de muchos compañeros y de los vecinos de ‘su’ municipio, Herguijuela del campo, del que es alcalde desde hace dos décadas. Enamorado de Salamanca, afirma que le duele “la provincia cuando se hacen las cosas mal” y afirma que es del PP y que “así será siempre porque quiero a mi partido. Lo único es que hay cosas que no me parecen bien y dentro del reglamento democrático no veo porqué no se pueden hacer estas cosas. No escondemos nada y son reuniones abiertas para que todo el mundo tenga conocimiento de lo que hacemos”.

Su objetivo es claro: elaborar un documento para cambiar el modo de elegir a los diputados en la provincia de modo que todos los alcaldes y concejales tengan la opción de poder dar su opinión. “Es bueno que haya estas cosas dentro del partido. Siempre pongo de ejemplo a Gallardón y Aguirre, que son tan diferentes como necesarios para el PP”.

Relación con los diputados
“He hablado con algunos pero sí he echado en falta más apoyo, aunque hay que comprender que la gente puede estar un poco mediatizada, pero tengo mucho cariño a todos los diputados y así seguirá siendo”. No obstante, aboga por establecer un máximo de tiempo en este tipo de cargos, “no sé si ocho o doce años” para evitar problemas. “Yo, por ejemplo, dejé mi trabajo en un banco para dedicarme solo a la provincia y lo haría una y mil veces más”.

Por último, confiesa que si en un futuro vuelven a requerir sus servicios se lo pensaría “porque estoy dispuesto a servir a la gente y me gusta tener contacto con los vecinos, conocer sus problemas, tomarme un vino con ellos… es la clave de la política”, sentencia.