“No damos pelotazos porque queremos jugar al fútbol; ésa es nuestra seña de identidad”

El futbolista del CD Guijuelo, José Romero, se ha convertido en la pieza clave del juego de los de Idiakez

Para muchos la Segunda División B le queda pequeña pero el Guijuelo agradece su presencia en el equipo por ser el jugador ‘diferente’ que siempre ofrece algo nuevo. Su futuro pasa por el club salmantino aunque no renuncia a jugar en una categoría superior porque calidad le sobra ya que se ha convertido en uno de los actores principales del despegue de un Guijuelo “que sabe jugar muy bien al fútbol”.

¿Qué balance hace de la actuación del equipo en estas primeras once jornadas?
Estamos muy bien, la verdad y hay un gran ambiente en el equipo. Sabemos que nuestro objetivo es conseguir cuanto antes la salvación y, a partir de ahí, soñar con algo más para intentar estar lo más arriba posible.

¿Ha cubierto ya el equipo el cupo de la mala suerte con partidos que se han escapado por errores tontos?
La verdad es que después de lo del Eibar, que nos empataron casi en el 96, ya está bien, aunque tuvimos otros partidos como el de Osasuna B donde tampoco tuvimos fortuna y en la pasada jornada contra el Amorebieta ya tuvimos la fortuna de empatar en el 93, ya nos tocaba. A ver si la mala suerte se ha ido ya definitivamente.

Una vez transcurridas once jornadas, ¿tiene el Guijuelo equipo para algo más que para la permanencia?

Lo primero que tenemos que hacer es conseguir los puntos que nos den la permanencia y una vez obtenidos, podremos pensar en algo más, pero con los pies en el suelo.

¿Qué tal con el míster? ¿Qué filosofía de juego les transmite Idiakez?

Muy bien, la verdad. Cada entrenamiento nos esforzamos al máximo para mejorar con el objetivo de jugar lo mejor posible al fútbol y creo que estamos en el camino.

Ya comienzan a oírse voces que señalan que la Segunda B le queda pequeña. ¿Sueña con jugar en una categoría superior?
Estoy contento con mi rendimiento y con el del equipo porque poco a poco vamos asimilando la idea de jugar que nos transmite el míster. Ahora estoy muy bien en Guijuelo y tengo este año y otro más de contrato y quiero seguir, pero uno siempre sueña en jugar en una categoría superior y nunca se sabe qué puede pasar en el futuro. Pero ahora estoy centrado en el trabajo con el equipo.

¿Qué seña de distinción tiene el Guijuelo? ¿Por qué se caracteriza este año?
La manera de jugar que tenemos creo que es la clave; no jugamos con pelotazos y nuestro objetivo es jugar la pelota en el terreno de juego y es el camino a seguir. Jugar bien al fútbol y estar muy ordenados en el campo son dos aspectos fundamentales para nosotros para ser un equipo sólido.

La cruz esta temporada en el fútbol salmantino es la UDS, al menos por el momento. ¿Qué mensaje le puede transmitir a un equipo histórico como éste?
La situación de la UDS es complicada en estos momentos, pero es pronto. Solo han pasado once jornadas y el Salamanca tiene capacidad de sobra para revertir esta situación. Aunque quizá, uno de los problemas del equipo haya sido quizá más confianza de la normal por el hecho de ser el equipo que es. Pero desde aquí les deseo lo mejor porque son compañeros y se trata de un club histórico.

Cuesta adaptarse y jugar en Segunda B, ¿verdad?
Es una categoría muy complicada y diferente al resto; hay que hacerlo muy bien para no pasar apuros y ser muy regular aunque el fútbol no sea muy brillante. Lo que no se puede es pensar que por el hecho de ser Segunda B ganar los partidos es mucho más fácil.