No admitió ninguna duda. PERFUMERÍAS AVENIDA 85 - 61 SOLLER J.MARIANA

SEGUNDO Y FACTOR CANCHA A FAVOR. Perfumerías Avenida resolvió con acierto su duelo frente a Sóller y se garantiza la opción de dos partidos en casa en la semifinal frente a Rivas. BUEN PAPEL.
Teresa Sánchez

Si en cualquier encuentro la victoria es el objetivo, tanto Avenida como Sóller se plantaron en Wúrzburg con esa única alternativa para cumplir sus respectivas metas. El primero, dependiendo de sí mismo, y el segundo, con la mirada puesta en otras canchas aunque, siendo realistas, con menos que perder si finalmente caía derrotado. Por esa necesidad de victoria o por el devenir propio de un encuentro, a los dos contrincantes les costó bastante menos meterse en faena en tareas ofensivas que en el trabajo atrás. Los porcentajes durante el primer cuarto fueron elevados en una y otra canasta, con Domínguez y Lyttle haciendo daño en la de las baleares, y las interiores visitantes, Vega y Page, en la de Avenida. La norteamericana, aunque comenzó fallona se entonó frente a una Podrug que no podía frenarla y con sus puntos evitó que el primer tirón de Avenida, 17-10, fuera más allá.

Le puso un punto más de intensidad el equipo local al comienzo del segundo parcial, en el que Jordi Fernández apostó por situar a Domínguez y Xargay juntas en la pista para dar descanso a los aleros ante la merma que suponía la lesión de Alba Torrens. Willingham, emparejada con Seguí, no encontraba problemas para anotar. Mientras atrás se empezaban a recoger frutos con una defensa más aplicada, en ataque dos triples consecutivos de De Mondt y Le’Coe obligaban a Jorge Méndez a solicitar tiempo muerto ante el claro peligro que ya se reflejaba en el luminoso, 35-20, a cinco minutos del descanso. Willingham siguió explotando su tiro exterior y hasta el momento de ganar los vestuarios para el intermedio, lo único que evitó que Avenida se marchara con una mayor diferencia fue su intento de resolver algunas acciones ofensivas con acciones para la galería de las que no sacó fruto.

Lyttle cogió su fusil en un inicio del segundo tiempo fulgurante por parte de la caribeña en el que sumó seis puntos y cuatro rebotes en apenas tres minutos. Sóller trataba de responder de la mano de Murphy pero en Avenida las jugadoras comenzaban a pasárselo bien sobre la pista y eso se traducía en bonitas acciones y una soltura en ataque que situó los veinte puntos de diferencia a los cinco minutos, 57-37. La defensa visitante comenzó a dar demasiadas facilidades y al festival se unió De Mondt con siete puntos consecutivos que llevaron el marcador a un 62-40, con el que el técnico visitante decidió solicitar un nuevo tiempo muerto para tratar de frenar la sangría de puntos que se vislumbraba.

El encuentro estaba resuelto aunque el tiempo restante bien podía servir como banco de pruebas para futuros partidos y así Jordi Fernández siguió apostando por dar muchos minutos a Xargay, con excelente resultado, en el dos. También se trabajó en la presión sobre saque de fondo o en diferentes cambios defensivos. El técnico de Avenida cumplió con otro de sus deseos en este tipo de partidos, dar descanso para las más habituales, principalmente el interior, mientras en la grada se agradecía cada intento de una Emilija Podrug muy voluntariosa pero sin acierto frente al aro o el empeño de Alaña por anotar de tres. Entonces ya no había tensión. El sábado próximo, frente a Rivas, será otra cosa.