Niebla ácida en la colinas de Marte

Los científicos continúan avanzando en sus hallazgos sobre Marte. Parece que ahora han descubierto que, al igual que ocurre en la Tierra, también hay niebla ácida en ciertas áreas rocosas.

Aunque la meteorología de Marte no tiene mucho que ver con la de la Tierra, sí parece compartir un extraño fenómeno: la niebla ácida.

 

La científico planetario Shoshanna Cole ha reconstruido una hipótesis convincente sobre cómo vapores ácidos pueden haber alterado las rocas en un área de 40.000 metros cuadrados de Husband Hill, en las Colinas Columbia del cráter Gusev en Marte.

 

Ella utilizó una variedad de datos recogidos por múltiples instrumentos a bordo del rover Spirit en 2003 para desentrañar la información de las exposiciones de la antigua roca madre. Su trabajo ha sido presentado en la reunión anual de la Sociedad Geológica de América.

 

El trabajo se centró en afloramientos tipo 'Watchtower' en Cumberland Ridge y la cumbre de Husband Hill, dijo Cole, profesora asistente en el Ithaca College.

 

"Lo especial de estos afloramientos es que son muy generalizados y aparecen en diferentes lugares. Por lo que podemos decir, es parte de la tierra allí", lo que significa que estos ambientes existían hace miles de millones de años atrás en Marte.

 

Al combinar los datos de los estudios previos de la zona en Marte, Cole vio algunos patrones interesantes. Spirit examinó rocas en una docena de lugares que abarcan unos 200 metros a lo largo de Cumberland Ridge y la cumbre de Husband Hill. La composición química de estas rocas, según lo determinado por el espectrómetro de rayos X es el mismo, pero las rocas parecían diferentes para todos los demás instrumentos.

 

Al otro lado de Cumberland, en un reborde del tamaño de un tercio de un campo de fútbol el espectrómetro Mössbauer mostró que había una sorprendentemente amplia gama de proporción de hierro oxidado a hierro total, como si algo hubiera reaccionado con el hierro en estas rocas a diferente grados. Este estado de oxidación de hierro oscila 0,43-0,94 través de un lapso de sólo 30 metros. Mientras tanto, otros instumentos mostraron que los minerales en las rocas cambiaron y perdieron su estructura, cada vez menos cristalina y más amorfa. Y estas tendencias coinciden con el tamaño de las pequeñas protuberancias, que Cole llama aglomeraciones, vistas por las cámaras del rover. 

 

"Así que podemos ver cómo las aglomeraciones progresan en tamaño de oeste a este y los cambios de hierro de la misma manera", dijo Cole.

 

Pero el hecho de que las rocas fueran de la misma composición indica que eran originalmente idénticas. "Eso nos hace pensar que fueron hechas de la misma materia cuando empezaron a aparecer. Entonces algo sucedió para que sean diferentes unas de otros."

 

Cole presenta la hipótesis de que las rocas fueron expuestas al vapor de agua ácida de las erupciones volcánicas, similar a la niebla corrosiva volcánica, o "VOG", que plantea riesgos para la salud en las erupciones del Kilauea en Hawai. Cuando el vog marciano aterrizó en la superficie de las rocas disuelve algunos minerales, formando un gel. Luego el agua se evapora, dejando atrás un agente de cementación que dio lugar a las aglomeraciones.