Nicole Kidman reniega del botox: "Fue un error fruto del deseo de querer lucir mejor"

Nicole Kidman

La hawaiana habla de su actual matrimonio con Keith Urban y deja claro que ahora vive lo que no consiguió logar con Tom Cruise

Nicole Kidman es una de las grandes actrices de Hollywood. La estrella concedió una entrevista hace unos días en la que se mostró natural y muy sincera. En ella habló de casi todos los aspectos de su vida.

 

NICOLE DESTACÓ SU RENACIMIENTO PERSONAL Y PROFESIONAL

 

Esta actriz saltó a la fama con la película Calma Total y sería posteriormente cuando contrajo matrimonio con el también actor, Tom Cruise. "Cuando eres muy joven crees que las cosas saldrán de una manera solo porque tú quieres. Lamentablemente, esto no funciona así y es muy duro tener que descubrirlo y digerirlo. En mi actual matrimonio las cosas funcionan de otra manera porque las expectativas son distintas y porque tienes la suficiente experiencia como para saber que es cosa de dos y que el esfuerzo tiene que ser mutuo" Con estas palabras la artista dejó claro que no tiene muy buen recuerdo de la etapa de su vida en la que estuvo casada con Cruise.

 

Eso sí, cuando hablaba de su actual marido la felicidad inundaba su cara y todo eran buenas palabras hacia él: "Tener hijos con Keith me ha cambiado totalmente, me anima a tener una vida más sana y tranquila, a estar más en casa y a prescindir de cosas superfluas. Necesitaba esa estabilidad en mi vida, creo que todo el mundo la necesita: es difícil poder caminar sin eso".

 

Actualmente Kidman está con el músico Keith Urban con quien se casó en el año 2006 y con el cual tiene dos hijos pequeños. En esta entrevista tan sincera la hawaiana mostró su lado más maternal con estas palabras: "Estar con mis hijos pesa más que cualquier película".

 

La ex de Cruise también quiso hablar de su gran momento profesional, la actriz está feliz porque por suerte tiene estabilidad económica y ahora puede elegir los trabajos que quiere hacer.

 

Por último, Kidman se abrió totalmente con estas palabras: "Lo del bótox fue un error, fruto de la presión y del deseo de lucir mejor: algo que les pasa a muchas actrices en Hollywood. Puedo decir que no he vuelto a usarlo y que lo que ves ahora es fruto de una vida sana, de alejarme del humo del tabaco y de dormir todas las horas que puedo: nada de cirugía".

 

Nicole Kidman está feliz, ha encontrada la estabilidad tanto profesional como personal que necesitaba y ahora se dedica a disfrutar y aprender con su trabajo y a cuidar de su marido y sus hijos.