Ni una sola multa a las despedidas de soltero en el primer año de la nueva ordenanza

Un grupo de despedida de soltero, en plena Plaza Mayor.

La modificación para prohibir altavoces, ir desnudo o disfraces inapropiados cumple en octubre un año, pero su eficacia ha sido dudosa: no se ha multado a nadie en virtude de las nuevas prohibiciones, pero las despedidas no han desaparecido. El Ayuntamiento alude a un autocontrol del sector.

Tras conocerse las bochornosas imágenes de las fiestas de contenido sexual en el verano de 2015, desveladas por TRIBUNA, Salamanca fue noticia en todos los medios nacionales por el descontrol en sus bares y también en sus calles, escenario de decenas de despedidas de soltero y de actitudes poco respetuosas. La primera reacción del Ayuntamiento de Salamanca fue negar conocimiento alguno, y acto seguido, poner en marcha el cambio de las ordenanzas para prohibir estas situaciones y un plan de ocio nocturno de calidad. De este último todavía no se puede decir nada, ya que sigue sin ver la luz. Pero sí se puede valorar la eficacia de las nuevas normas de convivencia. O más bien, la falta de eficacia.

 

Así, y según ha confirmado el equipo de Gobierno esta misma semana, no se ha multado a nadie en virtud de los nuevos artículos de esta ordenanza. Según el concejal del área, Fernando Rodríguez, porque no se han registrado vulneraciones. Su explicación, un mayor autocontrol por parte del sector de las despedidas de soltero. Algo difícil de creer porque son decenas cada mes las celebraciones de este tipo que recalan en la ciudad. La ausencia total de multas pone en entredicho la eficacia de los cambios en la ordenanza porque este tipo de reuniones se siguen desarrollando por la ciudad bajo las mismas premisas.

 

El nuevo texto se aprobó en octubre de 2015 y está vigente desde su publicación en el BOP en noviembre de aquel año; tenía como principal novedad prohibiciones para transitar desnudo total o parcialmente, el uso de aparatos que emitan estruendos o de atuendos xenófobos, racitas, sexistas... tan habituales en estas celebraciones y que se siguen viendo habitualmente. En principio, quedaron al margen los músicos callejeros y la prohibición de los disfraces.

 

Al final, legislar 'en caliente' no ha tenido el efecto deseado. Las despedidas siguen presentes en Salamanca, quizás no en el grado de aquel verano de 2015: hay que recordar que en mayo de aquel año se produjeron serios incidentes en los que un novio fue detenido por varios escándalos en la ciudad y que el mismo mes murió un joven de San Sebastián que estaba de despedida en Salamanca.