Ni un pero a Avenida pese a que el tsunami pudo con la marea

Partidazo. Perfumerías Avenida perdió 70-75 y caer después de hacer un encuentro así, duele pero la herida debe cicatrizar rápido porque el equipo dio la cara al punto de que la marea estuvo a punto de tragarse al tsunami.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

70 PERFUMERÍAS AVENIDA (21+21+16+9): Silvia Domínguez (11), Kristine Vitola (4), Jacki Gemelos (0), Gabi Marginean (20), Astou Ndour (11) -cinco inicial-, Leo Rodríguez (14), Tricia Liston (6), Vanessa Gidden (4).

 

75 FENERBAHÇE (18+20+13+24): V. Vardali (4), J. Lavender (7), E. Kobryn (10), M. Coleman (13), A. Quigley (19) -cinco inicial-, O. Cakir (8), A. Verameyenka (10), Q. Hollingsworth (0), 

 

ÁRBITROS: Erez Gurion (ISR), Vladan Sundic (MNE), Gavin Williams (WAL)

 

INCIDENCIAS: Quinta jornada de la Euroliga femenina. Partido disputado en el pabellón de Würzburg. 

La primera premisa para afrontar un partido así, la de la concentración y el corazón todo en uno, se cumplió en la salida del equipo salmantino. Bien en ataque, con Silvia Domínguez y Astou Ndour capitalizando los puntos. Bien al rebote y bien atrás, provocando varios ataques fallidos de Fenerbahçe para situar un 7-1 inicial y un cabro monumental de Dikeoulakos que pidió tiempo muerto a los cuatro minutos de partido.

 

Un triple de Gabi Marginean, 14-7, terminó de caldear el ambiente de gran noche europea. Ya de por si las continuas protestas del entrenador griego de Fenerbahçe habían metido a toda la grada sobre la pista. Las visitantes comenzaron a cargar el juego sobre Vardali y Kobryn, que podía con sus pares inicialmente y mantenía a su equipo cerca, pero los puntos de Marginean y la dirección excelsa –una vez más un clínic lo suyo-, de Silvia permitían a Avenida irse al final del cuarto por encima, 21-18. Y eso que los árbitros, a los que Dikeoulakos comía la oreja en cada jugada, cada vez permitían más acciones al límite de la legalidad al equipo turco.

 

Perfumerías Avenida jugaba bien, muy bien. Por su forma de moverse en la pista los mejores minutos de la temporada porque nadie hacía nada que no debiera hacer. Y eso pese a que no podía abrir distancia ante un rival cuya calidad le permitía anotar más por acciones individuales que por juego de conjunto. Cakir, con cuatro puntos seguidos y forzando a una Silvia que sufría mucho desgaste, sitúo el marcador en 25-24 y provocó el tiempo muerto de Miranda, que quiso seguramente dar un respiro a sus jugadoras.

 

Marginean trata de superar el bloqueo de Kobryn (Foto: Cynthia Duarte)

 

Respuesta de chapó de las jugadoras al ‘favor’ de su técnico, con dos buenas defensas y tres canastas para abrir un poquito el espacio entre ambos conjuntos, 31-24. Si Verameyenka te mete después un triple desde ocho metros no hay que descomponerse, porque es lo que pasa ante Fenerbahçe, así que la respuesta es una canasta de fantasía de Leo Rodríguez.

 

Dikeoulakos seguía presionando a los árbitros buscando cambiar el ritmo de los árbitros –cualquier otro entrenador de cualquier otro equipo hubiera acabado en vestuarios-, pero Avenida seguía a lo suyo, Silvia Domínguez seguía a lo suyo y con una asistencia a Ndour llegó el 37-27, a tres del descanso. Otra gran acción de Leo y canasta de Ndour provocaron que por fin llegara la técnica al técnico griego aunque, claro, ahora había que ver si lo que tanto había buscado le daba frutos. Le salió bien con dos canastas seguidas y una presión a todo campo con la que logró robar el balón y provocó una clara antideportiva de Liston y una nueva canasta. Fenerbahçe recuperaba terreno justo con la ausencia de Silvia que regresó al partido hasta llevarlo al descanso, 42-36.  

 

 

Ndour ataca ante la defensa de Lavender (Foto: Cynthia Duarte)

 

La misma actitud, la misma concentración, las mismas ganas, el mismo equipo regresó esta vez a la pista. Echando el resto todas, las que estaban al cien por cien y las que, como Gemelos que jugó infiltrada, daban hasta donde podían. Anotó primero Fenerbahçe pero no se arrugó el equipo salmantino que defendía duro, aunque se cargaba de faltas, y atacaba con convicción. Un triple de Marginean permitió llegar al equipo local al 50-41. Las faltas y el tiro libre daban la vida al conjunto turco porque Avenida entraba pronto en bonus pero aunque el cansancio se dejaba notar –y también todo lo que permitían en la zona visitante-, y costaba más anotar, no cejaban las locales que volvían a pegar un pequeño estirón, 53-45, con triple de Ndour tras asistencia por la espalda de… Silvia Domínguez. 

 

Ni un nuevo tiempo muerto visitante rompió ritmo local, que tras un nuevo triple de Gaby y otra canasta antológica de Silvia se quedó 58-49 a diez minutos del final.

 

Coleman busca el pase ante el mar de brazos defensivos de Avenida (Fotos: Cynthia Duarte)

 

Quedaba, y parece mentira, lo más difícil. A Fenerbahçe le restaba lanzarse al vacío, arriesgar atrás porque que los colegiados ya no se iban a atrever tanto y echarse en brazos de su calidad. Quigley se marcó dos jugadones y dejó la diferencia reducida a la mínima expresión en un visto y no visto.

 

Intentaba resistir Avenida aunque los errores le penalizaban en un partido que ya era a cara o cruz. A seis del final, solo uno arriba y mucho cansancio en las piernas que intentaba aliviar la afición al grito de 'Sí se puede'. Un partido a la épica en la que un poco de suerte o una mala decisión podían decidir. Fortuna tuvo el equipo turco en un ataque le permitió anotar e irse tres arriba, 66-69, a dos del final. El tsunami, que se monta en un visto y no visto, Fenerbahçe se había desatado ante una marea peleona pero con menos fuerza, con menos rotación, agotada. 

 

Una canasta de Lavender y un balón robado, dos acciones acabaron por definir el encuentro a favor del equipo turco. Perfumerías Avenida había llegado a su límite físico y de desgaste mental para caer, tristemente, pero con mucho honor. 

 

 

Noticias relacionadas