Nadal sigue siendo el mejor EN TIERRA

Vence a Federer (6-4 y 7-6) y se convierte en el primer tenista de la historia que gana los tres grandes sobre arcilla antes de Roland Garros
EFE

El español Rafael Nadal venció al suizo Roger Federer, defensor del título, por 6-4 y 7-6 en la final del torneo de Madrid para lograr el tercer título esta temporada y ser el primer jugador de la historia que gana el mismo año en Montecarlo, Roma y Madrid, los tres grandes sobre tierra batida antes de Roland Garros.

Nadal necesitó dos horas y diez minutos para devolver la moneda a Federer, su verdugo en la final del pasado año (6-4 y 6-4). Ante la reina Doña Sofía y la Infanta Elena, Nadal logró la decimocuarta victoria sobre Federer en 21 encuentros (10-2 sobre tierra).

El triunfo en Madrid significa un salto cualitativo para Nadal, que entrará en Roland Garros con esa vitola de invencible en tierra que lució en años anteriores. Ahora, con 28 títulos sobre arcilla, empatado con el checo Ivan Lendl y el rumano Ilie Nastase, y a dos del sueco Bjorn Borg, y del español Manuel Orantes (el argentino Guillermo Vilas ganó 45), el zurdo español preparará de nuevo el asalto a la capital francesa donde el año pasado cayó en octavos ante el sueco Robin Soderling.

Su virtud fue mantener la estrategia desde el principio al fin, adecuar su magnífico revés cruzado a las embestidas del suizo, y aprovechar cualquier resquicio del servicio de Federer, su mejor arma en Madrid por la altitud, con el que consiguió nueve directos, para forzar el error del número uno del mundo.

Un error de Federer fue precisamente el que dio el triunfo a Nadal en el último punto. El resto del español en el desempate, en la segunda bola de partido, botó mal, y el tenista suizo no acertó a conectar su derecha a mitad de la pista, con todo a su favor.

Federer exhibió un exquisito e inteligente juego, con delicadas dejadas, incluso al resto, para atraer a la red a Nadal, que navegaba en el fondo como a él le gusta. Lo consiguió varias veces pero casi siempre los golpes desde la línea de saque se iban para el lado del español.

El duelo fue muy ajustado, pues el suizo acabó con 33 errores no forzados, mientras que Nadal cometió 27. Siete roturas de servicio, con cuatro forzadas del español le dieron el triunfo. Pero sin duda donde Rafa ganó el partido fue en el desempate, en el que estuvo abajo 2-4. No bajó los brazos, ganó los cuatro puntos siguientes y ahí desmoralizó a Federer.

El suizo Roger Federer reconoció ayer que nadie puede parar a Rafael Nadal de la forma en la que el español está jugando ahora, y añadió que se lleva buenos recuerdos de Madrid que le servirán para defender el título en Roland Garros.
“Nadie puede parar a Nadal jugando de esa manera”, dijo Federer quien admitió que el de Manacor sabe perfectamente cómo jugarle, y tiene aprendido a fuego la forma de martillear su revés.
“No hay demasiados secretos entre uno y otro después de más de 20 partidos”, comentó el suizo. “Ha sido el típico partido entre ambos y la superficie estaba mejor que el año pasado, en 2009”, señaló al comentar el último punto con un mal bote que le costó el partido.