Nadal, fuerza física y mental para superar a Dimitrov

Nadal se despide de Dimitrov al finalizar el encuentro

El tenista español Rafa Nadal se clasificó para las semifinales del Abierto de Australia tras remontar para deshacerse del búlgaro Grigor Dimitrov en cuatro sets por 3-6, 7-6(3), 7-6(7) y 6-2 en casi cuatro horas de partido.

El número uno del mundo superó a un duro escollo como su prometedor rival, a gran nivel durante casi todo el partido y que no hincó la rodilla hasta el cuarto parcial, donde empezó a flojear definitivamente por el paso de las horas y la dureza del encuentro. Dimitrov demostró sus credenciales para el futuro, pero el balear le dejó claro que le gana en experiencia y en saber estar en los momentos claves.

 

Y es que el vigesimosegundo cabeza de serie no aprovechó el mal día del manacorí, más errático de lo habitual, sobre todo con su habitual eficiente 'drive', pero se agarró a la pista de la Rod Laver Arena y tuvo el temple necesario en los dos 'tie-breaks', claves para el devenir del encuentro, fundamentalmente el segundo, donde Dimitrov le perdonó con un error propio de un jugador poco habituado a jugar este tipo de partidos.

 

El búlgaro debutaba en los cuartos de final de un 'Grand Slam', pero esa falta de experiencia respecto a Nadal no se notó en casi ningún momento hasta esa 'muerte súbita'. Con un poderoso saque y un 'drive' demoledor exigió al máximo al español, que realizó su habitual ejercicio de supervivencia, pero que también dio sus concesiones, como las dos ventajas con 'break' de las que gozó en el segundo y tercer parciales.

 

El campeón de 2009 en Melbourne Park esperaba un rival agresivo y se lo encontró desde el inicio. Dimitrov tiró de su poderoso servicio, sobre todo el primer saque, para llevarse la primera manga por 3-6, tras aprovechar el único resquicio que le dejó el primer cabeza de serie, que perdió su primer set en todo el torneo.

 

Con el marcador en contra, Nadal no llegó a elevar el nivel de su tenis, pero el choque se equilibró por el pequeño bajón del búlgaro. Este cedió su saque, pero lo recuperó al instante tras un pésimo juego del manacorí, que acumuló tres dobles faltas. El español no acusó el golpe, pero, pese a seguir fallando en exceso con su 'drive' y acabar de controlar en los intercambios al de Haskovo, aseguró su servicio y llevo el set a una 'muerte súbita', en la que mostró más aplomo.

 

DIMITROV PERDONA TRES BOLAS DE SET

 

El tercer parcial fue clave y repitió el guión. El primer favorito no salía de su irregularidad, pero volvía a ponerse por delante con una rotura en el quinto juego, nuevamente desaprovechada con otra inoportuna doble falta en el octavo. Dimitrov mantenía un buen nivel y jugaba con solidez los juegos decisivos, cuando vinieron fallos vitales  y con todo a su favor en un momento en el que el tenis era de gran calidad por los dos lados.

 

Primero, con 5-6 arriba tuvo una bola de set tras una increíble caña del español con toda la pista a su favor, pero la desperdició devolviendo la caña a Nadal. Después, en el 'tie-break', remontó y, con bola de set (5/6), envió fuera un 'drive' con todo a su favor. El vigesimosegundo favorito tuvo una bola de set más, al resto, pero el balear también la salvó y acabó por llevarse el parcial.

 

Fue el principio del fin de Dimitrov, ya menos fresco en sus piernas. El español se asentó definitivamente y no dudó en irse a por las semifinales. Volvió a coger ventaja pronto en el marcador, pero en esta ocasión no la desperdició para cerrar el partido y meterse en su vigesimosegunda semifinal de un 'Grand Slam', donde espera al ganador del Andy Murray-Roger Federer.

Noticias relacionadas