¡Nada de regalos... ni degustaciones!

(Foto: Chema Díez)

El presidente de la Junta y el resto de la comitiva no probaron en cada stand los mejores productos de la tierra para intentar corregir la imagen actual que la sociedad tiene de la mayoría de los políticos.

Anunciaban tormenta... pero nada más lejos de la realidad porque la inauguración de AGROMAQ 2013 se realizó, un año más, bajo un sol de Justicia, que provocó que más de uno demandase la tan socorrida botella de agua después de media hora con 'Lorenzo' como protagonistas.

 

Pero no, no. Éste no fue el hecho más destacado de una nueva edición de la Feria Agropecuaria de Salamanca. Sin duda, fue la austeridad en la presentación del certamen de referencia en el sur de Europa, que sirvió, además, para intentar regenear poco a poco la imagen dañada de los políticos ante una sociedad que no les ve con muy buenos ojos.

 

De hecho, en el ya tradicional paseo de Juan Vicente Herrera y el resto de la comitiva por el recinto ferial no se produjo ninguna degustación (casi ninguna) e incluso se rechazaron regalos simbólicos (el propio Hererra) como muestra de que 'something is happening' (algo está cambiando) en la política regional que encabeza Herrera.

 

No obstante, esta postura extrañó a los propios expositores que se guardaron sus productos para mejor ocasión o para usarlo en la búsqueda de cerrar algún negocio u operación; vamos, lo que es una inversión.

 

Por tanto, AGROMAQ 2013 ha comenzado sirviendo como modelo para evitar tentaciones políticas y limpiar la imegen de la política de cara a la sociedad, y la Junta de Castilla y León ha querido ser partícipe de este hecho. Ya saben... ni regalos ni degustaciones.