'Mutua Motera', satisfecha ante la retirada de 300 postes metálicos peligrosos para motoristas y ciclistas en Salamanca

Un de los postes metálicos retirados en Salamanca (Foto: (www.mutuamotera.org)

Esta infracción se localizaba en las carreteras SA-311 y SA-300.

La Asociación Mutua Motera ha aplaudido la retirada de más de 300 postes metálicos que afectaban "gravemente" a la seguridad pasiva de motoristas y ciclistas en dos carreteras de la provincia de Salamanca, situación que denunciaron en agosto del pasado año y que ha sido subsanada por parte de la Junta de Castilla y León.

  

Así lo han señalado a Europa Press fuentes de esta asociación, la cual incluyó esta petición dentro de su programa 'Espada de Damocles' para combatir la presencia de elementos peligrosos en las carreteras y mejorar la seguridad vial.

  

En concreto, Asociación Mutua Motera denunció al Ejecutivo autonómico por la instalación próxima a la arista exterior de la carretera de más de 300 postes metálicos, al objeto de señalizar el hectómetro kilométrico, lo que "afectaba gravemente" a la seguridad pasiva de usuarios de motocicletas, ciclomotores y ciclistas. Esta infracción se localizaba en las carreteras SA-311 y SA-300.

  

La propia administración denunciada dio traslado a la demarcación territorial correspondiente de la denuncia para su tratamiento y gestión con fecha 11 de septiembre de 2013.

  

En el pasado mes de febrero, mediante nueva inspección de seguimiento, la Asociación Mutua Motera ha comprobado que han sido retirados "todos los postes" y que "se ha restituido la seguridad vial de los ciudadanos afectada por la acción".

 

PASOS DE PEATONES

  

Por otro lado, la asociación ha constatado también la "correcta señalización" de los pasos de peatones en la localidad zamorana de Almeida, lo que ha calificado como "otro éxito de 'Espada de Damocles'".

  

También en agosto del pasado año se denunció a la Junta de Castilla y León por la falta de señalización vial reglamentaria en las zonas de paso para peatones de la localidad, especialmente en lo relativo a la señalización vertical. En concreto, las incidencias se localizaban en las travesías de la ZA-311 y ZA-320.

  

Mediante una nueva inspección de seguimiento realizada en febrero de este 2014 se ha comprobado que los más de siete pasos de peatones denunciados "han sido señalizados debidamente", con lo que también se habría restituido "la seguridad vial de los ciudadanos afectada por la omisión" y se habría reducido "el riesgo de atropello a los peatones cuando cruzan por zona preferente".