Música en la calle: 45 minutos máximo, con horario, 85 decibelios y prohibido pedir dinero

Un músico callejero frente a la Casa de las Conchas.

El proyecto para una regulación de las actuaciones musicales callejeras que ha presentado Ganemos acerca a Salamanca a otras ciudades, pero sin llegar a hacer casting como en Madrid. Se establece un horario, duración máxima, permisos...

El grupo municipal de Ganemos Salamanca ha presentado este jueves un borrador de lo que pudiera ser el primer reglamento para los músicos callejeros en Salamanca. Un documento que no va tan lejos como los de otras ciudades donde se han hecho hasta pruebas de selección de músicos, pero que aporta una ordenación de la que ahora carece esta actividad callejera y que afecta desde a los músicos aficionados a los que tocan en la calle para lograr un sustento.

 

Según el borrador, lo que se pretende regular son actividades que atienden a tres supuestos: libertad de expresión, económica de subsistencia y actividades comerciales. Es decir, músicos que tocan por afición en la calle, los que lo hacen por un donativo o los que amenizan actividades empresariales, como los comercios.

 

En el primero de los casos, el de tocar música por libertad de expresión, no sería necesaria la comunicación previa. En el caso de las actividades económicas de subsistencia, sería necesario comunicarlo previamente y con eso bastaría para estar autorizado. Mientras que las actividades comerciales y empresariales y en zonas especiales, como la Plaza Mayor, requerirían una autorización.

 

 

LAS REGLAS

 

Una vez concedida la actuación, hay que cumplir determinadas reglas. Los músicos callejeros deben disponer del escrito de comunicación o declaración responsable, vigente como mínimo siete días y un máximo de 21. Las actuaciones se realizarán en espacios públicos suficientemente amplios, de forma que la interpretación no cause molestia al tránsito peatonal, a la clientela y personal de los establecimientos próximos y no impida la accesibilidad y movilidad urbana.

 

Las actuaciones se realizarán en horario de 10 a 15 horas y de 17 a 22 horas, y no podrán tener una duración superior a los 45 minutos. Transcurrido dicho plazo, su intérprete, o grupo, elegirá un nuevo punto de la vía pública, donde proseguir su actuación, sin que en ningún caso pueda repetirse la actuación en el mismo punto y día.

 

Los que toquen en la calle por dinero no podrán requerir de forma activa la aportación de donativos, debiendo limitarse a situar junto a ellos el oportuno recipiente donde pueda ser hecha la liberalidad. Cuando se utilicen amplificadores, altavoces o música pregrabada no podrán tener una emisión acústica superior a 85 decibelios, medidos a 5 metros de distancia, siendo esta regulación específica, jerárquicamente superior a la ordenanza de ruidos.

 

 

Además serán igualmente libres las actuaciones musicales que puedan tener lugar con ocasión de las celebraciones de las fiestas patronales de la ciudad, así como el periodo navideño comprendido entre el 21 de diciembre y el 6 de enero.

 

 

ARTISTAS CALLEJEROS

 

En relación a otras actuaciones de carácter artístico como mimo, malabares, pintura, escultura y similares, no estarán sujetas a previa autorización municipal cuando las mismas no impliquen una ocupación del espacio público superior a cuatro metros cuadrados y, a su vez, no obstaculicen el libre tránsito de las personas. De solicitarse donativos, su solicitud se realizará de la misma forma que la establecida para la música callejera. El horario de su realización es ininterrumpido, de 10 a 22 horas.

 

Por último, se determina la Plaza Mayor como  zona especial en la cual se requerirá siempre autorización expresa para realizar cualquier tipo de actividad artística económica. La concesión de licencias en dicha zona no será discrecional, ajustándose a los principios de igualdad,  libre concurrencia y disponibilidad del lugar solicitado, conforme a la capacidad de acogida, determinado en el citado anexo para cada zona.