Murillo reconoce que era “un pase que no esperaba” y señala que el punto “no es malo”

CONCENTRACIÓN. “Era para estar así los 90 minutos pero pocos equipos van a puntuar aquí”. SALVA. “En la última acción también pudimos perder”
T. S.

Protagonista involuntario del encuentro por la acción que compartió con Biel y que le valió el tanto del empate al Real Unión, Ander Murillo explicaba lo que había sucedido. “Me vino un pase que no esperaba, lo devolví fuerte, botó mal por el campo, él resbaló y todo lo que podía salir mal, salió”, reconocía pero añadía. “El punto hay que darlo por bueno porque no va a ser fácil ver a muchos equipos puntuando aquí”. El defensa recordaba que durante la semana había apuntado a que sería un encuentro que necesitaría de mucha concentración. “Estaba claro que sí, que era para así los 90 minutos y creo que lo llevábamos bien pero repito que pocos equipos van a puntuar o ganar aquí. Es una pena que por mi fallo se hayan ido los dos puntos”, finalizaba el central.

Salva Sevilla también tuvo su cota de protagonismo puesto que fue él el que situó por delante al Salamanca. El almeriense trataba de ver la botella medio llena. “Es vedad que es una pena, que ha habido mala suerte pero también hemos podido perder con esa ocasión que han tenido al final, así que hay que darlo por bueno”. Hablaba de su gol. “Hubo un centro y varios rechaces y en ese lío, llegamos el portero y yo juntos a por el balón y por suerte lo toqué yo antes. Es verdad que ponermos por delante y con uno más teníamos mucho a favor, pero también sabíamos que el final sería difícil porque tienen gente alta y pondrían muchos balones arriba”.

Toti fue el jugador que puso el centro en ese 0-1. “Por ese lado, por ayudar al equipo, me voy contento pero me marcho triste porque se nos han escapado dos puntos”, remarcaba. El canterano volvía al once “después de mucho tiempo” y ahora su anhelo es “que pueda repetirse en casa”. El jugador reconoció que pidió él el cambio “porque en el primer tiempo me sentí muy bien físicamente pero ya en la segunda mitad notaba las piernas cargadas después de una semana dura”.