Muñoz Conde asegura cumplir “un sueño” al ser investido honoris causa por la USAL

Muñoz Conde junto al rector en la USAL (Foto:F.Rivas)

Hernández Ruipérez destaca la vocación académica y la relevancia en el ámbito del Derecho Penal del nuevo doctor

El catedrático de Derecho Penal de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla Francisco Muñoz Conde ha sido investido nuevo doctor honoris causa por la Universidad de Salamanca (USAL), lo que le supone “cumplir un sueño”.

 

“La universidad ha sido un concepto que ha presidido mi vida” y el interés por el derecho penal ha sido desde entonces “una materia que me apasiona” por adentrarse en “la parte oscura” del ser humano, ha dicho Muñoz Conde en una comparecencia pública ante los medios minutos antes del acto oficial del nombramiento.

 

Ya durante la ceremonia, celebrada conforme al antiguo ceremonial en lengua latina, el rector de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández Ruipérez, ha destacado la vocación académica y la relevancia en el ámbito del Derecho Penal del nuevo doctor.

 

“Creo que la dedicación, el acierto y el talento que ha dedicado a su tarea le hacen acreedor de esta distinción; pero, más aún que todo ello, ese latido profundo en todos sus escritos, esa convicción de que tras la ley ha de estar siempre la defensa de la dignidad humana”, ha indicado Hernández Ruipérez.

 

PADRINO Y HONORIS

 

El padrino de Francisco Muñoz Conde, el catedrático de Derecho Penal y ex rector de la Universidad de Salamanca, Ignacio Berdugo, ha señalado en su laudatio que “es un dogmático de primera línea que se ha ocupado de los fundamentos y de las consecuencias de la responsabilidad penal, al abordar la dimensión psiquiátrica de la imputabilidad, o al llevar a cabo el análisis sociológico y su proyección sobre la estructuras de las normas, con ricas consecuencias para la teoría del delito en general y para la culpabilidad en particular”.

 

Por otra parte, Berdugo ha recalcado su proyección internacional, “tanto por la ya mencionada traducción de buena parte de su obra, como por la solidez de sus relaciones académicas con otros países y por su labor de traductor y difusor de autores”.

 

Por último, ha remarcado la “estrecha” relación del nuevo doctor honoris causa con la institución salmantina, ya que “desde hace décadas él ha colaborado en las  actividades organizadas por la Universidad de Salamanca y mantiene una intensa relación académica con los integrantes del área de Derecho penal”.

 

Por su parte, Muñoz Conde ha realizado en su discurso un breve repaso a su carrera y una exposición de sus ideas fundamentales sobre el Derecho Penal, que para este catedrático “tiene en la sociedad actual un papel muy importante que cumplir; el mandato evangélico de ‘poner la otra mejilla’ es loable en el plano moral o religioso, pero en absoluto válido en Derecho penal. La prohibición básica “No matarás” carece de sentido si no se dice inmediatamente qué es lo que hay que hacer si alguien mata a un semejante”.

 

Además, ha querido agradecer a la Universidad de Salamanca la concesión de este reconocimiento. “Si es verdad el lema de esta Universidad de que ‘quod natura non dat, Salmantica non praestat’, en mi caso, la prestigiosa y antigua Universidad de Salamanca me da, sin embargo, mucho más de lo que merezco y de lo que ni siquiera podía soñar”, ha comentado Muñoz Conde.

 

ACTUALIDAD

 

En cuanto a la situación de la materia en la que es experto y su repercusión actual, ya que las noticias de tribunales acaparan portadas y titulares, ha lamentado en el encuentro previo con los medios que la corrupción sea “sistémica” y que “afecte a muchos ámbitos de la política”,

 

Asimismo, en cuanto a la reciente polémica por la decisión de Estrasburgo sobre la doctrina Parot, el penalista ha señalado que puede ser “materialmente injusto” pero que “se trata de respetar las normas del juego”.

 

Y haciendo un símil con la justicia y el mundo del fútbol, ha apuntado que hay que aceptar el derecho y sus decisiones sin ser “hooligans”. En cambio “no podemos admitir que el árbitro esté comprado o que haya presión para que pite un penalti”, ha añadido.