Multiusos, piscinas, Los Bandos, Aldehuela... las concesiones le hacen un 'agujero' de 10 millones al Ayuntamiento

Multiusos Sánchez Paraíso

Las inversiones necesarias para pagar la sentencia del parking de Los Bandos y los deterioros en Multiusos y piscinas suman casi 10 millones de euros. Y 'regalar' La Aldehuela a una empresa privada costará 12 millones más.

El modelo de las concesiones, ceder instalaciones de titularidad municipal para que las gestionen empresas privadas, está muy asentado en los procedimientos del Ayuntamiento de Salamanca. Actualmente están cedidos para la explotación privada numerosos servicios y equipamientos, y el actual equipo de Gobierno sigue recurriendo a este sistema. Eso, a pesar de los resultados discutibles que ha dado en algunos casos y que, al cabo del tiempo, se han ido conociendo. Y que tienen un motivo común: la falta de control sobre lo que empresas privadas hacen con instalaciones públicas. El coste total de esta falta de vigilancia, casi 20 millones de euros entre deterioros, una sentencia y el déficit de explotación.

 

El modelo ha saltado a la actualidad de nuevo a raíz de la licitación del nuevo contrato del Multiusos Sánchez Paraíso. El equipo de Gobierno, con el concejal Carlos García Carbayo como responsable directo, pretendía sacarlo ya mismo; por urgencia se convocó una comisión extraordinaria de Contratación para analizar el pliego y la idea inicial era aprobarlo este mismo viernes en pleno. No podrá ser porque los grupos de la oposición se han negado. El motivo, que había 'gato encerrado'.

 

El pliego recogía entre sus condiciones obras por valor de casi 1,5 millones para reparar la instalación, muy deteriorada, y otros 800.000 euros para renovar su equipamiento, también estropeado. Todo ello porque el Ayuntamiento no ha obligado a las empresas concesionarias a cumplir con la parte del contrato que les obliga a mantener las instalaciones, al menos, como las recibieron. Casi 2,3 millones de euros en total que iba a pagar el Ayuntamiento de fondos municipales: la inversión la haría la nueva concesionaria, pero con una subvención municipal.

 

En el fondo, pagaban los salmantinos. Todo, a cambio de un canon de aproximadamente 70.000 euros/mes y un contrato por 10 años en el que el Ayuntamiento se hacía cargo de lo costoso, la inversión para reparar el Multiusos, y la empresa privada se beneficiaba de una instalación 'a estrenar' y con grades posibilidades de beneficios.

 

 

EL CASO PISCINAS

 

Esta falta de control está detrás del otro gran escándalo de las concesiones municipales, el de las piscinas municipales. El contrato para gestionar todas las piscinas de titularidad municipal cambió de manos el 1 de enero de 2015. Tras quince años, Eulen dejaba la gestión y también unas instalaciones en estado mejorable. Según los informes técnicos municipales, no se había llevado a cabo el mantenimiento preceptivo obligado en el contrato y las obras necesarias para reparar todos los desperfectos eran importantes: se valoraron en 6,6 millones de euros.

 

Como en el caso del Multiusos, no ha habido vigilancia por parte del Ayuntamiento. La propia intervención municipal le dio un 'tirón de orejas' al equipo de Gobierno por haber permitido que la empresa concesionaria se marchara dejando las piscinas en esas condiciones. Esto ha obligado a realizar varias inversiones, que el Ayuntamiento ha disfrazado no como reformas, sino como mejoras.

 

 

LA ALDEHUELA, COTO PRIVADO

 

La penúltima prueba ha sido la cesión inmediata de la nueva ciudad deportiva de La Aldehuela a una empresa privada para que la explote; el contrato permite a la empresa ingresar todas las tasas por utilización que se cobren y, además, percibir una subvención al déficit de 1,2 millones de euros al año durante los diez próximos años para cubrir posibles pérdidas. Al menos 12 millones de euros que se pagarán para que una sociedad creada ex profeso para este cometido (y constituída hace sólo cinco meses) saque partido a un proyecto de casi 20 pagados con fondos del Ayuntamiento, la Junta y el CSD. 

 

La cesión se hizo de espaldas al pleno, alegando que la empresa constructora, San José, que tenía en el contrato también la explotación, había decidido ceder esta parte del negocio a una empresa... una decisión en la que, al parecer, nada tiene que decir el Ayuntamiento a pesar de que es quien paga las obras y la subvención al déficit de explotación.

 

El caso que remata el 'agujero' es el del parking de Los Bandos. El sempiterno proyecto de Julián Lanzarote topó con las negativas de UNESCO, oposición y patrimonio, pero el exalcalde y el grupo del PP en el Ayuntamiento insistieron. Al final, hubo que renunciar a ello, pero tendrá un coste. La justicia ha condenado a pagar 680.000 euros de indemnización a la empresa a la que se concedió el contrato y que ha demandado no sólo por no llegar a construir el subterráneo, sino para que se le devuelva lo que gastó en informes y estudios.