Multado con 600 euros por reventar a patadas una señalización reflectante de obras en la calle Pozo Amarillo de Salamanca

(Foto: Patricia Hernández)

La infracción, considerada de carácter grave, puede tener una multa de hasta 1.500 euros. El suceso tuvo lugar el pasado 18 de febrero a las 03.40 horas.

La Policía Local de Salamanca ha multado con 600 euros a un joven por reventar a patadas una señal reflectante de obras en la calle Pozo Amarillo de Salamanca, en un suceso que tuvo lugar el pasado 18 de febrero a las 03.40 horas.

 

Al menos eso es lo que recoge el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), que señala además que el autor de los hechos responde a las iniciales S. C. V. que cometió una infracción administrativa de carácter grave contemplada en la Ordenanza Municipal "sobre Protección de la Convivencia Ciudadana y consistente en romper a patadas un elemento de balizamiento reflectante situado en la vía pública, infracción entendida como realizar cualquier forma de rotura, vertido, desplazamiento o cualquier otra actividad o manipulación que degrade o menoscabe de cualquier forma, cualquiera de los bienes comprendidos en el ámbito de aplicación de dicha Ordenanza, que sea contraria a su uso o destino habituales o implique su deterioro, siempre que no esté contemplada como infracción muy grave", recoge el BOP.

 

Vistos los antecedentes mencionados, las disposiciones citadas y las demás normas de general y pertinente aplicación, el Jefe del Servicio de Policía y Actividades Clasificadas que suscribe propone a la Alcaldía-Presidencia que adoptó el siguiente acuerdo: "Declarar la existencia de una infracción de carácter grave contemplada en los artículos 2, 22.2.a y 23.1.b de la Ordenanza Municipal sobre Protección de Convivencia Ciudadana, imputable a S. C. V. en relación con la Resolución de Alcaldía de fecha 21 de febrero 2.014, imponiéndole como sanción una multa por importe de 00 euros, aunque este tipo de infracciones pueden ser castigadas con hasta 1.500 euros.
 
 
"La represión de tales comportamientos no pretende ser la solución a la compleja problemática que constituyen, pero sí es una respuesta a la preocupación ciudadana ante este fenómeno y un instrumento de disuasión para los individuos o grupos infractores, así como un llamamiento a la responsabilidad y al ejercicio del civismo", recoge el BOP.
 
 
La realización de la actividad imputada se halla tipificada como una conducta contraria a la convivencia, comportando un control por parte de la Administración y concretando sus límites en aras del interés general que exige la evitación de sus incomodidades, perturbaciones o riesgos para la salud de la comunidad inherentes a las mismas.