Multa por delante, moraleja por detrás

La DGT empieza a enviar a los infractores un nuevo modelo de multa en el que, junto a la sanción, se informa de las consecuencias de la infracción cometida con gráficos y dibujos. Como ejemplo, una colisión a 85 km/hora es como caer desde el acueducto de Segovia.

La llegada de un sobre de la DGT a un domicilio no suele ser una buena noticia... pero a partir de ahora quizás le podamos sacar partido. Tráfico ha anunciado que, además de la infracción y la sanción económica, las multas se acompañarán a partir de ahora de un contenido de carácter divulgativo en el que se explicará las consecuencias de la infracción cometida. Así, para los que sean multados por superar la velocidad permitida en un tramo concreto, les llegará un documento que intenta explicar de manera sencilla los riesgos que se han corrido; en concreto, información sobre la equivalencia en altura de un choque a determinada velocidad.

 

Como ejemplo, se pone la altura de algunos monumentos de sobra conocidos. Uno de ellos es el acueducto de Segovia, cuya altura, 28,5 metros, sirve para ejemplificar que un choque a 85 km/hora equivale a caerse desde la magna obra romana. El impacto de una caída desde los 93 metros de la Giralda son lo mismo que un choque a 150 km/hora.

 

Y la velocidad no es el único riesgo sobre el que las multas de la DGT nos van a informar. La conducción bajo el efecto de las drogas y el alcohol, las lesiones a las que nos exponemos si no usamos casco, no usar el cinturón o las distracciones más habituales, como escribir un mensaje o atender el móvil, también tienen su gráfico sobre el riesgo que hemos corrido. Una manera de trabajar en la concienciación haciendo llegar a los conductores las consecuencias de sus actitudes al volante... Una buena manera de endulzar el mal trago de una multa.