Muere una niña de tres años al arder la caravana donde vivía

Zaragoza. El incendio en un poblado chabolista provocó heridas graves a cuatro de sus familiares, dos de ellos menores. Causas del siniestro. Las primeras investigaciones apuntan a una estufa de leña
Agencias

Una niña de tres años murió ayer y cuatro de sus familiares, dos de ellos también menores, sufrieron graves quemaduras al incendiarse en la madrugada de ayer la caravana en la que vivían en un pequeño asentamiento chabolista situado en la confluencia de los ríos Gállego y Ebro, en una zona sin urbanizar de las afueras de la capital aragonesa. La víctima mortal es María A.G.G. y los dos niños heridos graves son sus hermanos María P.G.G., de unos 18 meses, y R.G.G., de 8 años, quienes se encuentran ingresados en la Unidad de Quemados del Hospital Miguel Servet de Zaragoza con quemaduras en buena parte de sus cuerpos.

Los otros dos heridos graves de este siniestro son el padre de los niños, que tiene 25 años y está ingresado con heridas graves en la Unidad de Cuidados Intensivos del Clínico, y un tío-abuelo, de 45, que se encuentra en la Unidad de Quemados del Hospital Miguel Servet, con pronóstico reservado, informaron fuentes del Departamento de Salud del Gobierno aragonés.

Los dos menores salvaron la vida al ser rescatados por sus familiares, con los que vivían en la caravana, junto a su madre, también de 25 años, que está embarazada de ocho meses y que ha resultado ilesa, según indicaron fuentes de los bomberos. El incendio se produjo por causas que no se han determinado, aunque no se descarta que haya sido una estufa de leña que tenía la familia en este pequeño asentamiento chabolista, en el que vivían con malas condiciones de salubridad otras tres familias, una veintena de personas, todas de etnia gitana, que no sufrieron ningún daño.

El fuego se declaró en torno a las 00.30 horas de la madrugada de ayer y dejó reducidas a cenizas la caravana y la chabola que precariamente habían levantando junto al vehículo, unos escombros que agentes de la Policía Científica inspeccionaron durante toda la mañana de ayer para determinar las causas del fuego. La caravana y la pequeña chabola estaban plantadas en una campa, rodeadas de basura, en la que se podían ver esta mañana todavía triciclos, bicicletas y carritos de bebé de los ocho o diez niños que habitan en este asentamiento.

El conjunto de chabolas se ubica en el Camino del Vado de Zaragoza, a orillas del río Gállego, en una zona cercana al Tercer Cinturón de la ciudad, junto a un par de fábricas y un picadero de caballos, a las afueras de la capital aragonesa.

Cecilio, marido de una de las hermanas del abuelo de la niña fallecida y que vive en una de las chabolas de este asentamiento, explicó a los medios de comunicación que todo sucedió muy rápido y que ellos percataron del fuego cuando era ya incontrolable.