Muere a manos de su marido tras denunciarle dos veces por maltrato

Barcelona. La mujer, de 27 años y de origen ecuatoriano, fue hallada en el interior de su vivienda.
AGENCIAS

La mujer asesinada ayer en el barrio barcelonés de Sants había denunciado por malos tratos, en dos ocasiones, a su marido, que fue detenido por los Mossos d’Esquadra tras entregarse y confesar que había matado a su esposa. Según informaron fuentes cercanas al caso, la mujer asesinada, de 27 años y de origen ecuatoriano, había presentado hace años dos denuncias por malos tratos contra su marido, Marcelo Iván C.U., de 33 años, vecino de Barcelona y también de nacionalidad ecuatoriana, si bien actualmente no pesaba sobre él ninguna orden de alejamiento.

El cadáver de la mujer fue hallado en una habitación de la vivienda y, a falta de que lo confirme la autopsia, todo apunta a que la muerte se produjo por estrangulación, ya que además el cadáver no presenta signos ni de arma de fuego ni de arma blanca.Según los vecinos, la pareja hacía poco menos de un mes que había alquilado una habitación en el piso, situado en el número 25 de la calle Torns del barrio de Sants de Barcelona, por lo que apenas les conocían.

El autor confeso del crimen, Marcelo Iván C.U., acudió la madrugada de ayer a a la comisaría central de la Policía catalana en Barcelona, en Les Corts, para confesar que había matado a su pareja.

Cuando los agentes comprobaron los hechos, lo detuvieron como presunto autor de un delito de homicidio.

El detenido pasará en las próximas horas a disposición del juzgado de guardia de Barcelona. Este caso de violencia machista es el sexto que se produce en Cataluña en lo que llevamos de año aunque si, finalmente, se confirma que la muerte de la mujer que anteayer falleció en Girona también responde a un crimen de violencia de género la cifra se elevaría hasta siete. De los seis casos de víctimas de violencia machista confirmados en Cataluña, en tan sólo dos ocasiones las mujeres habían denunciado previamente a sus parejas por malos tratos.

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, y su homóloga de Girona, Anna Pagans, condenaron los dos últimos casos de violencia de género producidos este martes y este miércoles en las dos ciudades, respectivamente, con un minuto de silencio en la plaza de Sant Jaume de la capital catalana. En declaraciones a los periodistas, Hereu condenó este tipo de agresiones, que apostó por combatir y que tildó de “actos execrables”, y expresó su solidaridad con las víctimas y los familiares. “Las víctimas no están solas, sino que tienen a las ciudades y la sociedad”, defendió. En el minuto de silencio también partició la delegada del Govern en la provincia de Barcelona, Carme San Miguel, representantes de todos los grupos de Barcelona y de la Plataforma Contra la Violencia de Género. El acto se celebró después del asesinato el martes de una mujer en Girona presuntamente a manos de un hombre al caer de una sexta planta, y de otra mujer este miércoles en el barrio de Sants de Barcelona.