Morir sale caro

Barcelona y Tarragona, las ciudades más caras, con precio de unos 6.000 euros, frente a Cuenca o Tenerife, con unos 2.000 euros.

Barcelona y Tarragona son las ciudades más caras para organizar un sepelio, con un precio medio de los servicios funerarios de 6.441 y 5.323 euros, respectivamente, frente a Cuenca y Tenerife, donde el coste medio se encuentra entre los 2.261 y los 2.397 euros, convirtiéndose así en las ciudades más económicas. Mientras, el precio medio en España se sitúa en los 3.545 euros.


Estas conclusiones son el resultado del estudio realizado en 31 ciudades españolas donde la OCU visitó de forma anónima, como un cliente más, las empresas funerarias más importantes. Los resultados se publicarán en la revista OCUCompra Maestra de este mes de noviembre.

Uno de los 'puntos negros' que OCU ha detectado en el sector funerario es la falta de información, ya que en un 35% de los casos el cliente no recibe un verdadero presupuesto y solo el 13% de las funerarias aprueba en la información que expone en sus instalaciones. Según precisa el estudio, las anotaciones en tarjetas de visitas o en un folio blanco sin ninguna identificación o un simple presupuesto verbal siguen siendo "demasiado frecuentes" en el sector.

El servicio básico para que el que la OCU solicitó presupuesto, incluía además de los servicios habituales --féretro, traslados, sala-velatorio--, la opción de inhumación en un nicho temporal o incineración, resultando el coste medio de estos últimos servicios en 650 euros. No obstante, en el caso del servicio de inhumación las diferencias de precios de unas ciudades a otras son "elevadísimas".

Además, el informe revela que varias ciudades españolas cuentan todavía con servicios funerarios con participación municipal que compiten con otras empresas privadas. Sin embargo, pone de manifiesto que hay ciudades que imponen requisitos "tan difíciles" para obtener licencia en la ciudad que en la práctica ninguna empresa privada ha iniciado su actividad, como en Barcelona, Tarragona y Palma de Mallorca.

En esta línea, refleja que la concurrencia de compañías hace posible mayores ahorros como ocurre en Alicante, Madrid y Valencia, donde los ahorros posibles superan los 2.000 euros. Y si se tienen en cuenta los ahorros en todas las ciudades del estudio, el ahorro medio asciende a 900 euros.

DATOS A LOS AYUNTAMIENTOS

La OCU trasladará los datos del este estudio a los ayuntamientos, a los que pedirá que se solucione la falta de transparencia y las situaciones de monopolio en algunas ciudades. Concretamente, solicitará a los de Barcelona, Tarragona y Palma de Mallorca que pongan en marcha los mecanismos necesarios para que las empresas privadas puedan emprender su actividad y generar una competencia hasta ahora inexistente.

También reclama que se vuelva a tramitar la Ley de Servicios Funerarios "a la mayor brevedad" para facilitar la competencia entre empresas funerarias y que se propongan "medidas exhaustivas de protección" al consumidor: existencia de libro de tarifas a disposición del público y entrega de presupuesto con conceptos desglosados.

 

Noticias relacionadas