Monumentos invisibles hasta final de año

Intervenciones esperadas, o que se han demorado durante mucho tiempo, cubren de andamios y lonas algunos de los monumentos de referencia de Salamanca. Estarán así durante muchos meses: entre final de año y 2017. Coincidirán en el tiempo.

La archifamosa rana de la Universidad, el patio de la casa de las Conchas (y las vistas que ofrece), la fachada del convento de San Esteban, el palacio de los Duques de Alba... son algunos de los grandes atractivos patrimoniales de Salamanca que, en los próximos meses, no se podrán disfrutar en toda su dimensión. La 'culpa' la tienen las obras para restaurar sus elementos más característicos, que se van a prolongar durante los próximos meses: hasta final de año en algún caso y hasta 2017 en otros. Van a coincidir en el tiempo en muchos casos.

 

 

Fachada de la Universidad de Salamanca

Las obras empezaron a principio de agosto con la instalación de un ascensor y desde hace unos días la fachada plateresca está cubierta por una lona que la reproduce. Estará ahí hasta final de año. El proyecto data de 2011, cuando se realizaron los estudios previos necesarios para diagnosticar y documentar el estado real de la fachada y mejorar su conocimiento. Los trabajos supondrán una inversión total de 590.000 euros y servirán para armonizar y remozar el conjunto de cara a la próxima conmemoración, en 2018, de la fundación de la Universidad de Salamanca.

 

Casa de las Conchas

La intervención ha empezado por el patio, donde se han instalado andamios a principios de septiembre, y también está previsto que se cubra la fachada. Las obras durarán unos seis meses. Hace años que se esperaba por esta intervención, que sufragará el Ministerio; hace unos meses se arregló el tejado. No se sustituirá ninguna concha.

 

Palacio de Monterrey

Una intervención que lleva años esperando: de hecho, son varias las ocasiones en las que patrimonio ha llamado la atención a la casa de Alba por el estado de la crestería de su palacio. La obra se ha demorado mucho tiempo y hace meses que ese elemento está cubierto por una lona para mitigar los constantes desprendimientos. Se centrará en las fachadas sur y este, en el Torreón de esquina y en la Torre Central. Está previsto que se lleve a cabo durante el año que viene tras la firma de un convenio con el Ayuntamiento.