Montilla declinó hacer tándem con Maragall y admite que Zapatero prefería a Mas de presidente

José Montilla
Reprocha al PP que su recurso al TC dio alas al soberanismo y debilitó la unidad de España


BARCELONA, 27 (EUROPA PRESS)

El expresidente de la Generalitat José Montilla (PSC) declinó hacer tándem con Maragall en las elecciones catalanas de 2006, y asegura que el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) prefería que Artur Mas fuera presidente tras aquellos comicios antes que él.

Son algunos de los pasajes que Montilla explica en el libro 'Clar i Català. Testimoni de quatre anys de presidencia' (RBA), que ha escrito con la colaboración del periodista Rafael Jorba, y en el que repasa las vivencias e impresiones de su experiencia al frente del segundo tripartito de izquierdas (2006-2010).

Montilla repasa por primera vez en profundidad su relación con Maragall, al que le reconoce la responsabilidad de haber liderado el primer tripartito, y asegura que ni el PSOE ni el PSC vetaron que repitiera como candidato una segunda legislatura.

El ahora senador del PSC explica que desde el partido se sugirió la posibilidad de hacer un tándem Maragall-Montilla como número 1 y 2 de la lista por Barcelona, pero que aquella idea no se materializó y finalmente Maragall quedó fuera y Montilla fue el candidato.

"El tándem era que yo fuera de número dos. Yo esto no lo veo, le dije. Y él me respondió: 'No, la verdad es yo tampoco'. Y es Maragall quien toma la decisión de no presentarse. Yo se lo dejé muy claro: No seré candidato en contra tuya", explica en el libro.

Montilla defiende el legado social y en autogobierno de los dos tripartitos, aunque le reprocha a Maragall una falta de "liderazgo" en el tema del Estatut, y asegura que él no hubiera expulsado a ERC del primer gobierno de izquierdas --como sí hizo Maragall-- pese a que los republicanos votaron en contra de la norma en el referéndum.

La sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut marcó la presidencia de Montilla, que ve aquel episodio como una "victoria política" del PP, y le reprocha que la decisión de recurrirlo fue un flaco favor a la unidad de España que tanto defienden los populares porque el fallo dio alas al soberanismo.

"La unidad de España después de la sentencia del TC no es más fuerte si no más débil, y las relaciones entre Cataluña y España no son más estrechas ni con más afecto, sino más distantes y con más desconfianza", reflexiona el expresidente, que vincula el fallo con la irrupción del debate soberanista.

RELACIONES PSC-PSOE

Montilla hace un balance ambivalente de la gestión de Zapatero; entre las valoraciones positivas, la apuesta por el Estatut y su talante dialogante como presidente del Gobierno; entre las negativas, haber reaccionado tarde a la crisis y haber intentado en ocasiones condicionar la política catalana desde Madrid.

De hecho, el expresidente catalán asegura que Zapatero prefería que el entonces jefe de la oposición en Cataluña, Artur Mas, fuera presidente de la Generalitat tras las elecciones de 2006 para garantizarse la estabilidad en el Congreso con una alianza con "el nacionalismo moderado".

Montilla asume que Mas y Zapatero pactaron antes de las elecciones que lista más votada en aquellos comicios gobernara en Cataluña, y explica por qué no lo respetó y fue presidente pese a quedar segundo en los comicios: "El presidente del Gobierno español y secretario general del PSOE no era nadie para adquirir este compromiso".

Sobre las relaciones PSC-PSOE en el Congreso, Montilla considera que un grupo propio del PSC en el Congreso les daría "más visibilidad" pero no más autonomía, y argumenta que los intereses de los partidos entran a veces en contradicción porque los intereses de Cataluña y de España no siempre son los mismos.

EMPRESARIOS E INDEPENDENCIA

Montilla reprocha a Mas la ambigüedad de su transición nacional, y advierte a los empresarios de que, tarde o temprano, tendrá que "tomar partido" claramente y decir si son partidarios de la independencia o de que Cataluña siga formando parte de España.

El expresidente valora positivamente la actitud del presidente de Planeta, José Manuel Lara, que tuvo el "coraje" de posicionarse en este debate recientemente, cuando advirtió que su editorial tendría que dejar Catalunya si se independizaba.