Mitos y verdades sobre la memoria

El aumento de las enfermedades neurodegenerativas en las que la demencia es uno de sus principales síntomas ha hecho que cada vez más personas estén más preocupadas por preservar su agilidad mental a medida que cumplen años. Sobre cómo preservar la agilidad mental existen ya algunas falsas creencias y unas cuantas verdades.

Según explican desde la página web de las Instituciones Médicas Johns Hopkins en Estados Unidos, la demencia se define como una pérdida de funcionamiento cerebral que puede estar causada por una variedad de trastornos que afectan al cerebro. Los síntomas incluyen olvidos, deterioro en el pensamiento y juicio, cambios de personalidad, agitación y pérdida de control emocional.

 

La enfermedad de Alzheimer, de Huntington y un flujo sanguíneo inadecuado al cerebro pueden todos causar demencia. La mayoría de tipos de demencia son irreversibles.

 

La pérdida de memoria se encuentra ya entre las principales preocupaciones en el mundo desarrollado, señalan desde la web estadounidense, donde apuntan que esto es así al menos en Estados Unidos donde una encuesta de una destacada universidad recopiló información de 2.678 personas sobre sus miedos de salud más importantes y la enfermedad de Alzheimer se encontraba por detrás sólo del cáncer.

 

Una encuesta realizada por los Centros de Control y Prevención de la Enfermedad en Estados Unidos descubrió que uno de cada ocho adultos de 60 años o más decían haber advertido más pérdida de memoria o confusión.

 

Las buenas noticias son, según los facultativos estadounidenses, que se pueden dar pasos para mantener la agilidad mental a medida que se cumplen años aunque algunas de las soluciones para proteger la memoria que se plantean podrían no ser tan útiles como se publicita, advierte el doctor Constantine Lyketsos, director del Centro de Tratamiento de la Memoria y Alzheimer de Johns Hopkins.

 

Lyketsos despeja algunos de los mitos más populares sobre la memoria y apunta también algunas verdades:

 

¿EL OLVIDO ES IGUAL A ALZHEIMER?

 

Verdad: Es normal tener más problemas de memoria a medida que envejeces. Estos problemas no son necesariamente signos de que tienes un problema serio de Alzheimer.

 

Por ejemplo, si olvidas dónde has puesto las llaves, eso no es inusual. Pero si olvidas para qué se utilizan las llaves eso sí lo es. Si estás preocupado, siempre consúltalo con tu médico. Un profesional médico puede evaluar tu memoria y sugerir pasos para mantener tu cerebro saludable y fuerte.

 

Verdad: los beneficios de hacer crucigramas son limitados. "Hacer crucigramas y otros juegos de letras es una forma de entrenamiento de la memoria. Las personas pueden mejorar su memoria haciendo este tipo de cosas", señala Lyketsos. Sin embargo, un crucigrama sólo fortalecerá el tipo de memoria que se emplea con ello. Si haces crucigramas, conseguirás más habilidad haciendo crucigramas, señala. Si lees novelas de misterio, resolverás mejor misterios. Pero esto no necesariamente te ayudará a recordar mejor direcciones o el nombres de las personas.

 

Verdad: el ejercicio ayuda a la memoria. El ejercicio, incluso formas simples como caminar o ir en bicicleta, podría mantener tu mente más ágil, señala Lyketsos. La investigación ha mostrado que la actividad física podría también reducir el riesgo de demencia, como la enfermedad de Alzheimer.

 

Los expertos no están seguros de cómo el ejercicio puede ayudar a la memoria, admite Lyketsos. Podría hacerlo al promover un mejor flujo sanguíneo al cerebro. Pero el ejercicio también podría ayudar porque requiere que pienses, por ejemplo, en aprender movimientos nuevos y a veces complejos y a mantener la cuenta de las repeticiones o el tiempo de los intervalos.

 

Verdad: lo que comes puede mantener ágil tu mente. Para conseguir un cerebro saludable hay que tener siempre en mente el siguiente lema: "si es bueno para tu corazón, es bueno para tu cerebro", señala Lyketsos. La investigación ha mostrado que una dieta mediterránea podría reducir el riesgo de ataque cardiaco, ictus y enfermedad de Alzheimer a la vez que fortalecer el funcionamiento del cerebro. Una dieta de este tipo se centra en las frutas, vegetales, pescado, cereales, legumbres, frutos secos y aceite de oliva a la vez que minimiza el consumo de carnes rojas y productos azucarados.

 

Verdad: factores ocultos podrían dañar tu memoria. Algunas veces los problemas de memoria están asociados con problemas del estilo de vida que son tratables, señala Lyketsos, estos incluyen:

 

* Depresión: cuando estás deprimido, el cerebro podría tener problemas para almacenar la información de forma adecuada.

 

* Consumo excesivo de alcohol: las personas que suelen beber demasiado alcohol a menudo desarrollan problemas para pensar con claridad.

 

* Aislamiento: puedes ayudar a mantener tu mente ágil manteniendo tu vida social, señala Lyketsos. Esto significa pasar más tiempo visitando a amigos y realizando actividades con otras personas.