'Mis Pollitos' ya piensa en su 'salto' fuera de Castilla y León

La pretensión de los responsables del polígono, ha precisado, es recuperar el proyecto inicial para este centro infantil, concebido como un "supraproyecto" para poder atender a más de cien pequeños.

La salmantina 'Mis Pollitos', empresa de centros de educación infantil caracterizada por la televigilancia web, la implantación de pizarras digitales y la "máxima transparencia" de sus aulas con paredes de cristal en sus iniciativas privadas, aspira a hacerse con la gestión de un par de proyectos en Valladolid, donde gestiona el centro del Polígono Industrial de San Cristóbal.

 

Así lo ha explicado a Europa Press la gerente de 'Mis Pollitos', Carmen Pazos, quien, tras destacar el "éxito" de gestión del centro infantil del Polígono de San Cristóbal con lista de espera este curso, ha informado de la pretensión de los empresarios de la zona de pedir a la Junta la ampliación de unas instalaciones en las que se atiende ahora a un total de 61 niños --40 de dos años, 13 de un año y 8 bebés--.

  

La pretensión de los responsables del polígono, ha precisado, es recuperar el proyecto inicial para este centro infantil, concebido como un "supraproyecto" para poder atender a más de cien pequeños.

  

"En Valladolid tenemos un par de gestiones que nos interesan", ha reconocido Pazos, quien ha destacado las posibilidades de proyección de 'Mis Pollitos' en el resto de las provincias de Castilla y León donde están consiguiendo "cierto conocimiento", si bien ha abogado por dar los pasos poco a poco ante las actuales restricciones de la crisis que hacen que lo más importante sea mantenerse y asentarse.

  

Carmen Pazos, una licenciada de Derecho que abrió su primer centro en Salamanca en 2007 con la intención de aportar una nueva filosofía a las escuelas infantiles cuidando aspectos como la transparencia y la máxima flexibilidad, ha destacado el "éxito" de esta empresa, que ha pasado "de cero a cien en nada" con la actual gestión de ocho escuelas, cuatro propias y otras cuatro de gestión pública, a lo que se suma una ludoteca y el servicio de comedores escolares con autorización sanitaria de funcionamiento.

 

LARGA TRAYECTORIA

 

Primera empresa del sector en obtener el certificado de calidad conforme a la norma ISO9001, Premio Pyme 2012 como mejor empresa emprendedora y 'Mejor Empresa Joven' en los VII Premios Castilla y León Económica, entre otros reconocimientos, empezó su andadura en 2007 con una plantilla de tres empleadas más la propia gerente y en la actualidad da empleo a entre 70 y 75 trabajadores, la mayoría jóvenes, a excepción de los tres cocineros de las instalaciones que abrió la empresa salmantina el pasado curso para elaborar sus propios menús.

  

"No hay color", ha asegurado la gerente de 'Mis Pollitos', que ha explicado que estos menús propios se sirven tanto en los centros privados y de gestión pública como a otros colegios con los que la empresa ha suscrito convenios.

  

Pazos ha admitido que la crisis también se ha notado en este sector, con especial incidencia el pasado curso en el que hubo bajas a lo largo del año por las dificultades económicas de los padres lo que obligó también a rebajar los precios para hacer frente a las necesidades de los progenitores.

  

"El cliente ahora es el del que necesita el centro por puritita necesidad", ha reconocido la gerente, quien se ha advertido un cambio de tendencia ya este curso en el que se empieza a ver "más luz". Así, ha precisado que mientras que las matrículas en el curso 2012-2013 oscilaron entre el 60 y el 70 por ciento de las plazas en el presente se ha alcanzado ya el 90 por ciento.

  

Los centros del Grupo 'Mis Pollitos' atienden en estos momentos a más de 500 niños a través de un trabajo que se sustenta en varias premisas, como la "individualidad y originalidad" de cada pequeño y la "total transparencia" para los padres, que pueden entrar y conocer todos los espacios del centro, cómo se trabaja en él y cómo su hijo se integra con el grupo y las educadoras, a lo que se suma la estimulación temprana de bebés, la psicomotricidad a partir de un año y la iniciación a la lengua inglesa y a la informática.