Miróbriga será la “capital del teatro en España” durante cinco jornadas

Arranque. ‘Los girasoles rotos’ abre una nueva edición de la Feria de Teatro. En palabras. José Luis Alonso de Santos inaugura la cita, con una íntima reflexión sobre el papel del teatro y la vida
MONDRIÁN /DAVID RODRÍGUEZ

La XIII Feria de Teatro de Castilla y León ya está en marcha. Desde la tarde de ayer, las calles de Miróbriga están llenas de teatro, con todo lo que ello implica: actores, directores, programadores, medios de comunicación, autoridades, y público, sobre todo mucho público. Aún quedan entradas a la venta para algunos espectáculos (no para los de hoy, que ya están agotadas), pero la respuesta, una vez más, del público, ha sido espectacular, como se pudo comprobar en las primeras obras.

La inauguración comenzó con un ligero retraso debido a la demora en llegar a Ciudad Rodrigo, del viceconsejero de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León Alberto Gutiérrez Alberca. En su intervención, el viceconsejero destacó el papel que juegan en esta feria “que se mantiene sin variación pese al momento crítico de la actividad cultural” Extremadura y Portugal.

Portugal en su discurso
Sobre el país vecino, destacó que gracias al teatro, “se está creando una gran familiaridad con ellos”. Alberto Gutiérrez destacó cómo “la cultura transforma y mejora los entornos, y así podemos hablar de un antes y un después de la Feria en Ciudad Rodrigo”.

El anfitrión del evento, Javier Iglesias, alcalde de la ciudad, declaró a Ciudad Rodrigo como “la capital del teatro en España durante estos días”. Para conseguirlo ha sido clave “el entusiasmo de los mirobrigenses desde los inicios de la Feria, porque amamos el teatro”.

El dramaturgo vallisoletano José Luis Alonso de Santos fue el encargado de dar el pistoletazo de salida al evento. En su intervención, hizo hincapié en los valores por los cuales hay que “amar y defender el teatro frente a otras artes”, realizando una interesante reflexión del papel del teatro junto a la vida. Para Alonso de Santos, “el arte teatral es fantasía y fiesta, pero también un arma, una espada, para luchar contra lo negativo de la vida”.

Además el teatro ha servido como “un arma de interrogación y búsqueda de la verdad”. Así, cada vez que se levante el telón “se detendrá la vida, y el teatro al menos intentará aportar respuestas al misterio de la existencia”. Además, aprovechó para reivindicar su papel, el de los creadores, como “enriquecedores del espíritu de los espectadores”.

Larga vida a la feria
De Santos añadió que espera que la Feria tenga “150 ediciones más”, y espera que el público salga estos días de cada espectáculo “algo más” alegres, contentos o felices. Culminó su reflexión con el deseo de una larga vida a la Feria.