Milhojas ibérico de solomillo y jamón con salsa de membrillo... ¿hay algo mejor?

Uno de los mejores segundos platos, una delicia para el paladar de los estómagos agradecidos...

Milhojas ibérico de solomillo y jamón con salsa de membrillo... ¿hay algo mejor? Viene de la mano de Patricia Sánchez.

 

Ingredientes:

  • 1 Solomillos de cerdo ibérico
  • 4 lonchas finas de jamón ibérico
  • 4 lonchas de jamón de york
  • 4 lonchas de queso
  • 4-5 lonchas de bacon
  • Unos 50 g de Ciruelas pasas sin hueso
  • Sal
  • Pimienta


Para la salsa de membrillo

  • 100 g de Nata espesa para cocinar
  • 100 g de Dulce de membrillo
  • sal y pimienta molida


Elaboración

1) Preparamos el solomillo abriéndolo para formar un rectángulo lo más fino que podamos. Lo extendemos sobre una encimera, salpimentamos y lo rellenamos con las lonchas encima siguiendo este orden:

  • Una capa de jamón ibérico.
  • Una capa de jamon de york.
  • Una capa de queso
  • Ciruelas pasas para finalizar


2) Ahora tenemos que enrollarlo como un brazo de gitano, dejándolo bien apretado.
Cuando tenemos el rollo hecho lo forramos con las lonchas de bacon y lo sujetamos en las orillas con unos palillos.
No es difícil de hacer y se sujeta bastante bien, sólo hay que tener cuidado al ponerle el bacon para que se aguante mientras le poneis un par de palillos y sin problema.

3) Preparamos una bandeja de Pyrex para el horno, poniendo un poco de aceite en el fondo y colocando el rollo de solomillo encima.

4) Precalentamos el horno a 190ºC y metemos la bandeja con el solomillo durante unos 45 minutos, dándole la vuelta a la mitad del tiempo con mucho cuidado.
Debe quedar doradito, aunque el punto de cocción ya va al gusto de cada uno.

5) Mientras tanto prepararemos la salsa de membrillo:
Ponemos en una sartén el dulce de membrillo, junto la nata, una pizca de sal y otra de pimienta.
Lo cocemos a fuego medio durante unos 15 minutos, removiendo constantemente. Nos tiene que quedar el membrillo bien deshecho y toda la salsa ligada. La reservamos.

6) Cuando sacamos del horno el solomillo, hacemos rodajas del mismo para que se pueda comer con toda su combinación de sabores.
Lo aderezamos con la salsa de membrillo caliente al gusto.
Y ya tenemos nuestro plato preparado.

Fijaros que se puede dejar el rollo de solomillo preparado con antelación, envuelto en film y en la nevera, de modo que en el último momento se hornea para comerlo recién hecho.
La salsa no hay problema en tenerla preparada de antemano puesto que se puede calentar antes de servir.

Patricia Sánchez

patriciasanc@gmail.com