Miles de personas no quieren a ETA en las urnas, “Bildu es una criatura” de la banda

Miles de personas, cientos de miles según la organización, exigieron ayer al Gobierno en Madrid, en una manifestación convocada por la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) bajo el lema Por la derrota del terrorismo: ETA fuera de las elecciones, que ninguna candidatura auspiciada por la banda terrorista esté en los comicios del 22-M.
EFE

Cerrado el paso probablemente a Sortu por el Tribunal Supremo, aunque a falta todavía de que el Constitucional resuelva el recurso que previsiblemente presentará esa formación, los organizadores y asistentes a la marcha han puesto nombre propio a ese supuesto proyecto de ETA para volver a las instituciones: Bildu, la coalición integrada por EA, Alternatiba y abertzales independientes.
“Bildu es una criatura de ETA”, definió al término de la manifestación la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, que aseguró que, si ETA consigue estar en las elecciones con ésa u otra marca, será porque el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, “lo permiten”. No ha sido Pedraza la única que ha interpelado al jefe del Ejecutivo y al titular de Interior, ya que algunos de los participantes en la manifestación han proferido gritos contra ellos como “Zapatero, embustero”, “Zapatero, dimisión” y “Rubalcaba a prisión”, rompiendo el silencio y los ocasionales aplausos con los que transcurrió la marcha.

Un minuto de silencio en memoria de las víctimas, un documental en el que ciudadanos y víctimas de ETA se pronunciaban contra la vuelta de la banda a las instituciones, una suelta de globos y finalmente los acordes del himno nacional pusieron fin al acto en la plaza de Colón, donde, además de Pedraza, intervieron otros tres familiares de víctimas del terrorismo. A la manifestación no ha acudido ningún representante del Gobierno, pero sí una amplia representación del PP, encabezada por su secretaria general, María Dolores de Cospedal, aunque finalmente no ha asistido el presidente de este partido, Mariano Rajoy.

Cospedal exigió al Gobierno que haga “todo lo humana y legalmente posible para que ETA no esté en las instituciones”, petición que ha sido secundada por otros miembros de su partido como el presidente del PP en el País Vasco, Antonio Basagoiti y los vicesecretarios de Comunicación y de Organización del partido, Esteban González Pons y Ana Mato, respectivamente.

Solo el eurodiputado y exministro del Interior Jaime Mayor Oreja y el también parlamentario europeo y ex dirigente del PP vasco Carlos Iturgaiz se han apartado de esa línea y han dado por seguro que después del 22-M “ETA estará en los ayuntamientos” como parte de un “proceso” acordado por el Gobierno y la banda terrorista.