Miguel, ya en planta y para la plantilla es SU ACICATE

Sigue evolucionando bien, abandonó la UCI a mediodía y recibió la visita de varios de sus compañeros
Teresa Sánchez

Miguel García sigue goleando en el partido de su vida. El centrocampista del Salamanca abandonó ayer la Unidad de Cuidados Intensivos y pasó a la planta de cardiología donde continuará con la recuperación después del infarto que sufrió en el encuentro del pasado domingo. Después de pasar una buena noche y mantener su evolución favorable, los cardiólogos le mandaron a la habitación donde ya incluso recibió la visita de alguno de sus compañeros, que se dirigieron inmediatamente al hospital después de finalizar la primera sesión de la semana.

Una sesión extraña por cuanto en el rostro de los futbolistas aún se podía adivinar una mezcla de tensión y alivio lógica después de lo sucedido. Los jugadores llegaron al campo inmediatamente desde vestuarios y rápidamente se pusieron a trabajar. No fue hasta el final de la sesión –cortada cinco minutos antes por Cano ante la intensidad con la que trabajaban sus pupilos–, que el técnico los reunió a todos en torno a sí para dejarles el mensaje de que hay que seguir adelante y disfrutar de lo que hacen, por ellos y, como varios dijeron después, por Miguel.