Miguel, un centrocampista “mixto” para dar más empaque al centro

UNA MÁS UNA. La opción para renovarle pasa por que el equipo consiga el ascenso a Primera. DILATADA EXPERIENCIA. Ocho temporadas en Segunda con cuatro equipos distintos y casi 160 partidos jugados
T. S. H.

Las necesidades que aún restaban por cubrir en la plantilla blanquinegra van poco a poco siendo satisfechas y una de ellas era la llegada de un centrocampista al que Balta definió como “mixto” por aquello de combinar a la perfección “el juego ofensivo y de distribución con el juego defensivo”. Miguel García firma con la UDS por una temporada, con opción a una segunda si se alcanzara la Primera División, tras una negociación “cuerpo a cuerpo durante un par de semanas” en la que ha elegido la propuesta salmantina por delante de algunas otras. El futbolista explicaba la razón que le ha llevado a tomar esa decisión. “El interés que han mostrado en que me incorporara ha sido clave. Tenía otras ofertas pero el Salamanca se ha interesado bastante y lo que quería era firmar lo antes posible”, apuntó el albaceteño.

En una plantilla en la que manda la juventud y con varios jugadores inexpertos en la categoría, un futbolista como él, con muchos partidos a sus espaldas en Segunda –cerca de 160 en ocho temporadas–, puede y debe ser un referente al que escuchar. “La veteranía siempre es importante sobre todo para convencer a la juventud de lo importante que es estar centrado. Intentar aconsejarles y que sepan que estar en Segunda es muy difícil porque hay mucha gente intentando estar donde estamos nosotros. Con lo que yo pueda aportar y lo que puedan aportar otros compañeros creo que se va a hacer una muy buena plantilla y vamos a luchar por todo”. Eso sí, apunta a la permanencia como primer objetivo. “Es lo primero que hay que asegurar, a partir de ahí ya miraremos otros objetivos. Yo tengo ya experiencia en eso de hablar de ascender y no me gusta nada ese tema”.

Miguel reconoció que sabe de primera mano que junto a él puede recalar en la plantilla blanquinegra otro jugador procedente de Las Palmas, Marcos Márquez, porque ambos son buenos amigos. “Estábamos los dos en contacto estos días porque los dos estábamos negociando. Somos amigos y eso hace que tengamos más ilusión. Estoy encantado de estar aquí ya y lo que quiero es empezar con mis compañeros”.

Como futbolista habla de sí mismo como “de uno más, trabajador, humilde y que trataré de aportar lo máximo posible para que mis compañeros puedan estar a su máximo nivel”. Hoy mismo se pondrá a trabajar a las órdenes de Cano.