Miguel evoluciona favorablemente y ya sabe que no podrá volver a jugar

HOY IRÁ A PLANTA. Se recupera bien pero ayer se le mantuvo en la UCI para mayor tranquilidad.
Teresa Sánchez

Miguel García se recupera de manera favorable en el hospital Clínico de Salamanca del infarto que sufrió el pasado domingo en el estadio Helmántico en el trascurso del Salamanca-Betis. El jugador de la Unión pasará hoy a planta después de que ayer se optara por mantenerlo en la Unidad de Cuidados Intensivos para que se vaya recuperando tranquilamente, sin el trasiego de visitas previsibles en cuanto esté en una habitación del centro.

Lo que ya sabe Miguel García es que no podrá volver a jugar de manera profesional. Así se lo comunicaron ayer en persona los cardiólogos que le han atendido –el doctor Pavón y el doctor Martín–, para posteriormente hacerlo oficial. Los médicos, acompañados por el doctor Garrido y el director deportivo de la entidad Baltasar Sánchez, explicaron al futbolista que no puede arriesgarse más debido a las lesiones cardiovasculares que ha sufrido y ante el alto riesgo que padece. Hay que recordar que Miguel tuvo un desvanecimiento provocado por una parada cardiorrespiratoria y que necesitó reanimación por dos veces, la segunda de ellas con un desfibrilador con el que se consiguió sacarle de la parada. Posteriormente en el centro médico se le practicó un cateterismo y se procedió a colocarle un stent en la arteria.

Su reacción, la lógica de dolor por tener que dejar su profesión pero, como reconocía el doctor Garrido lo tomó con serenidad. “Creo que él es fuerte, lo ha asumido bastante bien. Lo que queríamos todos es ver esa sonrisa suya. Está vivo y puede afrontar otros temas laborales. Sin vida estaríamos hablando de otra cosa”, apuntaba el galeno de la UDS.

En la misma línea se manifestaba Balta. “Hemos tratado de hacerle ver que después de lo que se vivió en el estadio Helmántico, que no pueda volver a jugar es lo menos malo. Estaba entero, tiene carácter fuerte. Ha preguntado por la gente, por el equipo. Con el tiempo tendrá sus días pero ha reaccionado bien pero claro luego vendrán sus ideas. Hoy me he salido del hospital muy contento”, señalaba Balta.

Por el momento Miguel seguirá en el hospital ingresado al menos hasta final de esta semana aunque posteriormente se le seguirán realizando una serie de pruebas médicas para tener controlada su salud.

Una vez que abandone el centro hospitalario y se encuentre con fuerzas, el jugador ofrecerá una rueda de prensa en la que atenderá a los numerosos medios nacionales e incluso internacionales que se han interesado por su situación –algunos incluso pretendían entrar ayer en el hospital–. También el club explicará en esa comparecencia la situación en la que queda el futbolista que no podrá volver a vestirse de corto.