Miguel Ángel Ortega: "Quiero que demos miedo escénico"

Miguel Ángel Ortega, nuevo entrenador de Perfumerías Avenida (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Intensidad. Esa es la palabra que debe definir al Perfumerías Avenida de Miguel Ángel Ortega y que es el medio para lograr el único fin por el que se le ha fichado: Ganar la Liga. 

El nuevo entrenador de Perfumerías Avenida, Miguel Ángel Ortega llega con una primera idea clara de lo que quiere hacer: “En mente tengo intentar transmitir mi idea de cómo tiene que funcionar un equipo de alto nivel, en términos sobre todo de esfuerzo”, apunta. Eso sí, no quiere entrar a valorar lo que le gustaba del Avenida de la anterior etapa y lo que piensa en cambiar. “Con Alberto siempre he tenido muy buena relación y voy a aprovechar muchas cosas buenas que ha hecho, es un capital que tiene el club y no lo vamos a desperdiciar. El resto de lo que hagamos pertenece a nuestra intimidad porque no quiere que haya malas interpretaciones. Lo que espero es que mejore y que cambie la mentalidad para afrontar las finales con victorias”, apunta.

 

Tiene claro lo que se le va a pedir, que no es otra cosa que ganar la Liga. "Cuando fichas por un equipo como Avenida lo lógico es ganar, ganar y ganar, por supuesto", y además lo hace, reconoce, con el 'egoísmo' de quien quiere seguir siendo entrenador de Avenida el año que viene. "Me encantaría seguir ganando y Avenida es un club donde tú puedes hacerlo. Muchos entrenadores quieren entrenar a Avenida porque es el equipo puntero, con mejores jugadoras y para nosotros también es una competición así que voy a intentar ganar la Liga, hacer el mejor baloncesto posible y que la gente que dirige este club piense que debo continuar. Debo aprovechar esto para que nunca más sea la segunda opción sino que pase a ser la primera opción", asegura.

 

Además, después de las palabras desde la directiva en las que se percibe la decepción por haber perdido finales reconoce que hay que dar alegrías: "Esos empresarios para nosotros, para el baloncesto femenino son muy importantes. Por eso quiero que, en el buen sentido, demos miedo escénico y que se vea un baloncesto espectacular y que los empresarios que están en el palco apuesten por el equipo. Eso es fundamental".

 

Llega con una etiqueta de entrenador defensivo o que da especial importancia a ese trabajo aun a riesgo de ir a partidos con marcadores bajos. Él apunta: "Me gusta defender bien, correr, atacar bien. No soy entrenador que me guste hablar, la gente ve que mis equipos hacen esfuerzos muy grandes y por eso cree que soy duro, defensivo pero solo hay que ver partidos como los de la Copa masculina que vemos a todos haciendo esfuerzos máximos ya no solo en ataque, en cada acción que se juega. Esfuerzo e intensidad máxima es lo que intento transmitir y es lo importante en baloncesto. Cuando tú exiges eso parece que eres un entrenador defensivo pero lo que importa es el esfuerzo. El baloncesto femenino es a veces muy femenino y hasta en Euroliga vemos que hay grandes equipos a los que estás cerca de ganar porque haces esfuerzos máximos".

 

Noticias relacionadas