"Mi hija quiere deshacerse de mí porque soy el que la controlo"

El padre acusado de abusar sexualmente de su hija a los 12 años culpa a su ex mujer de "estar mercadeando" con la niña. El fiscal mantiene los dos años de prisión y 6.000 euros de multa

En el juicio celebrado esta mañana en el penal salmantino, J.F.M., acusado de haber abusado de su hija en 2009 cuando ésta tenía 12 años, se ha defendido negando todos los hechos y diciendo que "un padre con esa mentalidad es un enfermo, no un padre y yo no soy un depravado". "No veo desnuda a mi hija desde que tenía 7 años", añade el padre.

Además, el acusado señala que es su exmujer y madre de la niña la que está "mercadeando con su hija" y la culpa de haberle denunciado tras saber que había demandado el piso donde vivían ella y la menor ya que era del padre.

"Sencillamente, yo con mi hija soy muy estricto a raíz de haber encontrado fotos de mi hija semi-desnuda y con un consolador en la boca en las redes sociales. Además, leyendo su diario pude enterarme también de una relación sexual que ha mantenido con un chico en el centro escolar", relataba el padre en el juicio.

Tras conocer estos hechos, el padre y su actual pareja (con la que vive desde hace 7 años) deciden llevar a la niña a un Gabinete Psicológico. El acusado asegura, al respecto, "mi hija quiere deshacerse de su padre, que es el que no le deja salir con sus amigos, internet, el ordenador, etcétera".

La madre de la menor, M.J.G, reconoció por su lado que sus sospechas comenzaron cuando el padre "empezó a llamarla constantemente y mi hija no me dejaba oir las conversaciones. Un día por esta razón grabé una llamada entre ellos". En ella, la madre asegura que el padre le dijo que el otro día estuvo una sobrina "en casa, se sentó a mi lado y le metí la mano en la espalda", añadiendo que le gustó como cuando se lo hacía a su hija.

Cuando la madre decide hablar con su hija de esta conversación "la niña se desmorona y me lo cuenta todo", dice la madre. "Que su padre es un guarro y que no quiere volver nunca con él, que le ha obligado a tocarle el pito, que le ha obligado a enseñarle el pecho para ver si era grande o pequeño y el vello púbico", añade la exmujer del acusado. Además, añadió que el padre "se enfadaba porque no quería ducharse con él".

La actual pareja del acusado negó también todos los hechos, asegurando que la relación entre ellos era muy buena y solo empeoró cuando se interpuso la demanda por el piso.

Tras escuchar a los testigos de ambas partes, fundamentalmente psicólogos, el Fiscal ha mantenido la petición de 2 años de cárcel, 3.000 euros de multa y 6 añows de alejamiento de la menor para el padre.