Messi lleva al Barça a la victoria

Con la solvencia de años anteriores y sólo inquietado por su rival al final, el Barcelona, al son de Leo Messi, se recreó en el Coliseum Alfonso Pérez para sumar tres nuevos puntos y mantener con el Real Madrid el pulso por el liderato de Primera a la espera de que el clásico de fin de mes defina el aspecto de los aspirantes.
EFE / Getafe

Las nubes acechan, sin embargo, por Getafe. Malparado de la visita del campeón tres días después del varapalo encajado en Europa contra el Sttutgart, se le avecinan al conjunto de Michel compromisos serios, que pueden complicar un devenir, hasta ahora plácido. El Valencia, el Zaragoza y el Sevilla, inminentes rivales, ya avisan.

Sin reflejar encomienda alguna, el Getafe aguardó a su rival. Es lo que tiene el Barcelona. El impacto mental al que somete a su contrincante y que facilita su tarea. Esa sensación dio, sobre todo, en la primera parte, cuando el partido quedó sentenciado.

El equipo de Michel quedó a la espera, en la retaguardia. Sin definición. Sin argumentos para una salida a la contra. Sin presión. El Barcelona lo agradeció. Sobre todo Iniesta, Villa y Messi. El argentino siente predilección por este campo. No falta a la cita del gol. El Guaje había marrado dos ocasiones claras. El argentino le había situado en clara predisposición. Pero no vio puerta. Messi no falló. Rentabilizó el centro de su compañero y en el minuto 22 batió a Codina.

Era cuestión de tiempo. El Getafe carecía de fe y no ofrecía soluciones. Sólo la falta de tino evitó una sangría mayor para los locales, que se encontraron con el segundo en contra pasada la media hora. Otra acción de las botas del argentino que no desaprovecha Villa para romper los fantasmas. Un minuto antes Codina le había sacado con el pie otra acción de gol.

El Getafe mejoró algo tras el descanso. De hecho, tiró por primera vez a gol. Fue Manu del Moral, desde fuera del área. En el minuto 52. Michel buscó alternativas dado el cambio de actitud de su once y sacó a Dani Parejo. Pero a continuación, sin embargo, propició que el Barcelona cerrara el partido con un error de Cata Díaz. Una indecisión con Codina que aprovechó Pedro para firmar el tercer gol.

En una acción aislada encontró puerta el Getafe. En un barullo dentro del área Piqué dio el balón con la mano. El penalti lo transformó Manu. Eso y la expulsión del central, que ya tenía una amarilla, animaron al equipo madrileño.

Maxwell sacó bajo palos un cabezazo de Arizmendi y un mano a mano posterior del delantero que hubiera agitado el ánimo getafense, venido a menos del todo con la expulsión de Boateng.