Mesonero, convencido de que Confaes verá reconocida su labor pese "a presiones, a chantajes y mañas"

Juan Antonio Martín Mesonero y Juan Manuel Gómez, el relevo en Confaes.

El presidente saliente de Confaes, Juan Antonio Martín Mesonero, se ha despedido convencido de que la patronal "merece la pena" y que es necesario reivindicar su papel para aglutinar intereses y defenderlos. Admite que no ha hecho amigos e insiste en que "siempre actué pensando en el colectivo".

"Esta organización merece la pena y pese a dimes y diretes, comentarios interesados, simpatías y antipatías, ésta es una organización que debemos, por obligación, conservar y reforzar"

 

"Creo que hoy más que nunca son necesarias y deben reivindicar su papel en un momento económico y social difícil pero apasionante y defender sin cortapisas su papel de aglutinar intereses y defenderlos"

 

"Creerme si os digo que siempre he actuado pensando en el colectivo y que he dejado en mi empeño muchas horas, muchas energías y, sobre todo, he sentido la satisfacción de cumplir con mi obligación"

 

"La Confederación pese a las intenciones de algunos, tiene futuro, y estoy seguro de que más pronto o más tarde, se le reconocerá su actividad y su defensa a ultranza de los intereses de los salmantinos por encima de presiones, de chantajes y de todas las mañas"

El ya expresidente de Confaes, Juan Antonio Martín Mesonero, se ha despedido en un discurso en el que ha insistido en la utilidad y valía de las organizaciones empresariales a pesar del difícil momento que atraviesa y, en el caso de Salamanca, de las zancadillas que han sufrido. Mesonero ha asegurado que su decisión de dejar el cargo al tiempo que se abren las elecciones en la Cámara es "un puro ejercicio de responsabilidad" y ha enfatizado que "esta organización merece la pena y pese a dimes y diretes, comentarios interesados, simpatías y antipatías, ésta es una organización que debemos, por obligación, conservar y reforzar por respeto y reconocimiento a quienes nos han precedido durante casi cuarenta años".

 

"No son tiempos fáciles para las organizaciones. Sin embargo, personalmente, creo que hoy más que nunca son necesarias y deben reivindicar su papel en un momento económico y social difícil pero apasionante y defender sin cortapisas su papel de aglutinar intereses y defenderlos ante quien tiene la capacidad de generar entornos de crecimiento y por tanto de riqueza y de empleo", ha dicho Mesonero, que ha insistido que que "la Confederación es cosa de todos y cada uno de quienes con su trabajo, con su pequeña cuota, con sus sugerencias e incluso con sus críticas contribuyen a construir una Salamanca mejor".

 

El ya expresidente asume que en medio de todas las dificultades que atraviesan las patronales "a mí quizá me ha tocado la parte más dura", pero que a pesar de ello se ha entregado "sin reservas a aquello en lo que creo, y probablemente muchas veces eso no me ha granjeado demasiados amigos". "Creerme si os digo que siempre he actuado pensando en el colectivo y que he dejado en mi empeño muchas horas, muchas energías y, sobre todo, he sentido la satisfacción de cumplir con mi obligación. En general, me he sentido arropado, por compañeros y por grandes profesionales. También, es normal, he sentido la deslealtad y la traición. Pero de todo ello conservo un recuerdo que al menos para mí es reconfortante. El tiempo irá poniendo a cada uno en su sitio", ha dicho.

 

Mesonero ha confirmado que no se trata de una despedida, "saben mis compañeros que cuentan con mi ayuda en todo lo que necesiten y espero poder seguir colaborando con la Confederación como soldado de a pie". "La Confederación pese a las intenciones de algunos, tiene futuro, y estoy seguro de que más pronto o más tarde, se le reconocerá su actividad y su defensa a ultranza de los intereses de los salmantinos por encima de presiones, de chantajes y de todas las mañas que emplean quienes detentan o creen detentar el control de una provincia", ha dicho..

 

"Se cierra un ciclo y comienza otro en el que debemos poner toda nuestra confianza. Es en lo que espero y lo que quiero compartir con todos vosotros. Muchas gracias por vuestro apoyo y ayuda que he sentido cada día en el que me he tenido que sentar en la silla de Presidente. Si en algo me he equivocado os pido humildes disculpas y, a la vez, os pido de forma muy sincera vuestro máximo apoyo a los valientes que hoy deciden tomar el testigo", se ha despedido.