Merecido reconocimiento a la fiesta en la figura de El Viti

 
Hoy es un día de enhorabuena para Santiago Martín El Viti, pero también para Salamanca por haber visto nacer a una de las máximas figuras del toreo convertido ya en el primer matador de toros que recibe el Premio Castilla y León de las Artes por unanimidad de los miembros del jurado. No hace falta decir en Salamanca que don Santiago ha alcanzado en su carrera las más altas cimas de la tauromaquia, como resaltó el jurado, que ha protagonizado las más bellas y emocionantes tardes en el ruedo de cuantas se recuerdan, que es hombre cabal, inteligente, prudente y honrado. No hace falta decir que cuantos premios ya se le han otorgado han sido justos y merecidos, que bien podría tener ese medallón en la Plaza Mayor que un día pretendió el alcalde y sigue pretendiendo, que Salamanca entera defiende y elogia sus cualidades. Pero este premio, además, supone, como él mismo ha declarado, un reconocimiento a la Fiesta Nacional, “al mundo del toro”, ahora que sufre serias amenazas por parte de los grupos antitaurinos y por parte de los malos profesionales que hay en el sector. Por este motivo, los salmantinos tienen doble celebración, el reconocimiento regional a Santiago Martín y el apoyo a una de las mayores tradiciones culturales y artísticas que se conservan en este país. Si sumamos este galardón al ya concedido a Vicente del Bosque y si recordamos además que la entrega tendrá lugar el próximo día 22 en Salamanca, podremos congratularnos de que este año el Día de la Comunidad tiene color salmantino.