Mercedes-Benz fabrica su coche 500.000 en su planta de China

El Mercedes número 500.000 ya ha salido de la planta de la marca en China.

La marca alemana, que puso en marcha su fábrica en 2006, fabricó el año pasado más de 120.000 coches en China, la mitad de los que vende en ese importante mercado.

Mercedes-Benz Cars ha alcanzado una cifra de producción acumulada de 500.000 vehículos en la planta de la 'joint venture' que mantiene en China, denominada Beijing Benz Automotive. Cerca de la mitad de estos 500.000 vehículos se fabricaron en los dos últimos años, lo que pone de manifiesto el aumento de la demanda de los vehículos de la estrella en este mercado asiático. El responsable de la firma en China, Hubertus Troska, afirma que la continua inversión en localizaciones es uno de los principales conductores del futuro en China.

 

La unidad concreta que hizo el medio millón fue uno de los nuevos clase C de batalla larga que se fabrican en exclusiva en esta planta. El mercado chino, uno de los mayores del mundo y con un enorme potencial, demanda especialmente berlinas de gran tamaño, motivo por el cual Mercedes-Benz desarrolló este modelo específico que se presentó en agosto. Mercedes tiene previsto fabricar más modelos en esta planta, caso del todocamino GLA.

 

"De cara al futuro, estamos decididos a aumentar el ritmo además del acuerdo por importe de 1.000 millones de euros suscrito con nuestro socio para la localización de más modelos compactos. Beijing Benz Automotive es sin duda en el camino de convertirse en la mayor planta de Mercedes-Benz Cars en todo el mundo", añadió. Beijing Benz Automotive es una empresa conjunta formada entre Daimler y el socio local BAIC Motor, que desde 2006 fabrica modelos de Mercedes-Benz y que en 2013 empezó a producir motores de cuatro y seis cilindros para los modelos que ya se fabrican en la planta china.

 

El pasado año, la factoría de la empresa alemana en Pekín fabricó cerca de 120.000 vehículos, lo que supuso cerca de la mitad de las ventas totales de la compañía en el mercado chino. La previsión para 2014 es alcanzar las 200.000 unidades fabricadas en este centro. Las dos empresas que mantienen esta 'joint venture' en China tienen previsto invertir 4.000 millones de euros hasta 2015. De este total, 400 millones de euros se han destinado exclusivamente a la primera planta de motores de la compañía fuera de Alemania.