Menchov, a igualar a Heras

SIN FAVORITO CLARO. El ruso es el que mejor palmarés registra, pero enfrente tiene a los hermanos Schleck, a Nibali y a españoles como Sastre, Arroyo o Antón. NOVEDAD. El líder llevará el ‘maillot’ rojo
EFE /A. A. G.

En esta ocasión la quiniela se antoja más complicada. El menor de los Schleck viene, en principio, a ayudar a su hermano Frank, quien llega fresco tras su caída en el Tour.

Menchov, con dos Vueltas y un Giro en su palmarés, se ha ganado el derecho a encabezar el cartel de favoritos, en el que también figuran David Arroyo, con galones de líder tras ser segundo en el Giro y Carlos Sastre, quien se quiere despedir del Cervélo con una victoria.

Las bazas españolas no acaban ahí en una edición que tendrá 6 etapas de montaña con final en alto y una contrarreloj individual de 46 kilómetros en el menú. Los escaladores tendrán la palabra, y ahí es donde puede aparecer Igor Antón, líder del Euskaltel.

El Caisse D’Epargne escoltará a Arroyo con Luis León Sánchez, mientras que Joaquim Rodríguez, al frente del Katusha, y Ezequiel Mosquera, en el Xacobeo, se dejarán ver por la zona noble de la clasificación.

Salen además nombres para la esperanza, como el del italiano Vincenzo Nibali, tercero en el Giro. En las mismas filas del Liquigas, el checo Roman Kreuziger será una buena compañía, si bien, solvente en la montaña, jugará una segunda baza.

La Vuelta, que ofrece la novedad del maillot rojo para el líder, siguiendo la corriente triunfal de la llamada elástica roja, contará, además, con los mejores esprinters.

El británico Mark Cavendish, con cinco etapas en el último Tour, será la referencia, pero deberá discutir cada triunfo con el italiano Petacchi, el noruego Hushovd, el estadounidense Farrar y el español Óscar Freire.
“La Vuelta es para escaladores”, coinciden los favoritos. Los especialistas tendrán mucha montaña y poca contrarreloj. Las cimas que coinciden con el final de etapa estarán en Xorret de Catí, el estreno en el octavo día. Luego, espera la estación andorrana de Pal (11ª), para terminar con el tríptico cantábrico en Peña Cabarga, Lagos de Covadonga y Cotobello (14ª, 15ª y 16ª). En el tramo final, y después de la cronometrada individual en Peñafiel, de 46 kilómetros, llegará uno de los momentos más esperados de la carrera con el estreno de la Bola del Mundo, en la víspera del final en Madrid.