Mena destaca que el nuevo modelo de atención residencial de la Junta apuesta por mayores más autónomos y más activos

Juan José Hidalgo, uno de los tres socios de la residencia de mayores Sauvia, demanda dos acciones: la limpieza del solar adyacente y una parada de autobús en esta zona.

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca, Bienvenido Mena Merchán, ha visitado la residencia para mayores Sauvia, en Villares de la Reina, y ha explicado el nuevo modelo de atención residencial para las personas mayores que aplica la Junta de Castilla y León.

 

Se trata de un modelo que persigue acercar la oferta y la demanda en los centros residenciales, así como garantizar una atención profesional, la viabilidad de la amplia red de residencias y preservar el empleo en el sector de los Servicios Sociales. Se plantea en una doble vertiente: centros multiservicios y unidades de convivencia.

 

El objetivo de la visita del delegado territorial de la Junta es dar a conocer, entre la población en general y entre las personas mayores en particular, este cambio de enfoque que promueve la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades en los centros residenciales de la Comunidad.

 

Y, al mismo tiempo, trasladar a los profesionales de los servicios sociales de las corporaciones locales -quienes también han participado en la visita a Sauvia- este nuevo modelo para que informen a las personas mayores de que tienen la posibilidad de beneficiarse tanto de los centros multiservicios como de las unidades de convivencia.

 

En la provincia de Salamanca, la residencia Sauvia aplica, como centro piloto, las unidades de convivencia. En cuanto a centros multiservicios, existen dos: una vivienda en San Felices de los Gallegos y la residencia municipal San Sebastián, en Valdelosa.

 

Este nuevo modelo residencial pretende dar respuesta a los cambios que se están produciendo en la sociedad durante los últimos años para atender a las nuevas demandas de las personas mayores.

 

Los datos indican que el 54,8% de las personas mayores de 65 años, en Castilla y León, viven en el medio rural. Y de entre ellos, un 52% viven en municipios de menos de 1.000 habitantes. Esto obliga a introducir cambios para adaptarse a dos nuevos escenarios: ayudar a las personas mayores que deseen permanecer en su domicilio y, si no es posible, ofrecerles una vivienda alternativa, que equivaldría a lo que antes era una residencia, pero haciéndola un lugar más confortable que sea lo más parecido posible a su casa.

 

De hecho, el 95% de las personas mayores no quiere ir a una residencia tipo, lo que hace necesario una reestructuración del modelo para que cumpla con nuevos requisitos.

 

En la actualidad, Castilla y León dispone de 81 centros multiservicios, que se han convertido en auténticas 'plataformas de servicios', flexibles, próximas, profesionales y adaptadas a las necesidades de cada usuario, que puede recibir los servicios en el centro o en su domicilio, lo que redunda en una mejora de su autonomía, independencia e integración social. En la actualidad, estos centros ofertan 423 servicios, entre ellos, ayuda a domicilio, lavandería, catering, rehabilitación, asistente personal, o la posibilidad de permanecer en la residencia durante el día o sólo por la noche, e incluso dormir un fin de semana.

 

RECLAMACIONES DE LOS SOCIOS DE SAUVIA

 

Por su parte, Juan José Hidalgo, uno de los tres socios de esta residencia de mayores, ha demandado a la Junta de Castilla y León la limpieza de la nave colindante a este centro, porque "no podemos permitir que los aquí residen vena esto cada día. Hay una resolución judicial que así lo ha determina y esperamos que se ejecute".

 

Otra reivindicación de Hidalgo se centró en que la empresa concesionaria de los autobuses estabñezca una "parada en una zona como ésta para responder a las necesidades de un lugar que está abandonado", explicó.