Mejor que el aspirante

AL PRINCIPIO. La UDS lo pasó mal, pero sí leyó bien el partido y se hizo con el control
D. G.

El Salamanca fue, en global, mejor que el Cartagena. La diferencia entre ambos en la tabla apenas se notó al principio del partido y el equipo unionista supo cómo maniatar sus virtudes y explotar sus defectos. El Cartagena empezó mandando y aprovechando en las bandas el dos contra uno ante los laterales unionistas, que tuvieron poca ayuda de sus interiores hasta ese momento. Había demasiado espacio en la creación visitante y la línea de presión charra estaba muy retrasada. La entrada de Cuéllar al campo y la corrección de Toti aportó más a la hora de defender y el Cartagena comenzó a ceder el balón a la UDS, que lo tomó y esta vez sí supo qué hacer. Salva Sevilla y Hugo Leal supieron leer a la perfección el factor sorpresa de los costados, con desmarques interiores tanto de Toti como de Cuéllar, que empezaron a llegar fácil hasta la línea de fondo. Correr menos detrás del balón y más con él le vino bien a la UDS, que adelantó la primera línea de presión en la segunda parte y se vio beneficiada por la superioridad generada en el centro del campo tras la expulsión de Cygan y el cambio de Longás por Herrero. Ahí empezó a ganar el partido el bloque unionista, que tras el gol supo replegarse, mantener las líneas juntas sin dejar apenas espacios y permitiendo apenas un par de llegadas con poco peligro de los pupilos de Juan Ignacio. Bien por la UDS, por fin.