Medicamentos para el corazón prolongan la supervivencia de mujeres con cáncer de ovario

Los resultados de este trabajo indican que hay garantías para realizar estudios adicionales que determinen si los pacientes con cáncer pueden beneficiarse de añadir bloqueadores beta a su régimen de tratamiento.

Un nuevo análisis de registros de pacientes indica que ciertos medicamentos adoptados para mejorar la salud del corazón también puede tener propiedades anticancerígenas. Publicado en la edición digital de 'Cancer', una revista revisada por pares de la Sociedad Americana del Cáncer, los resultados de este trabajo indican que hay garantías para realizar estudios adicionales que determinen si los pacientes con cáncer pueden beneficiarse de añadir bloqueadores beta a su régimen de tratamiento.

 

Hay una creciente evidencia de que las hormonas del estrés pueden estimular el crecimiento y la propagación del cáncer. Los bloqueadores beta, que son medicamentos usados comúnmente para tratar la hipertensión y otros trastornos relacionados con el corazón, afectan a la respuesta del cuerpo al estrés y, por lo tanto, pueden alterar la progresión del cáncer.

 

Para investigar el potencial de los betabloqueantes a la hora de prolongar la supervivencia de los pacientes con cáncer, un equipo dirigido por Anil Sood, del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, analizaron retrospectivamente entre 2000 y 2010 registros médicos de 1.425 mujeres que fueron tratadas en varios diferente centros médicos de cáncer de ovario.

 

Los autores de este trabajo detallan que 193 de las mujeres tomaban bloqueadores beta conocidos como agentes selectivos adrenérgicos beta-1 (ADRB1) y 76 estaban recibiendo antagonistas beta no selectivos. "Las pacientes que tomaban un bloqueador beta amplio o no selectivo fueron las que obtuvieron los mayores beneficios en comparación con las que no estaban tomando un bloqueador beta o las que tomaban un medicamento beta-1 selectivo", resume Sood.

 

La media de supervivencia fue de 47,8 meses para las pacientes que recibían cualquier bloqueador beta frente a 42 meses para las no usuarias. Entre las que tomaban bloqueadores beta, el tiempo de supervivencia media fue de 94,9 meses para las que recibían betabloqueantes no selectivos frente a 38 meses para las que tomaban agentes selectivos ADRB1.

 

Las pacientes con hipertensión registraron tiempos de supervivencia más cortos que las enfermas sin hipertensión, pero incluso entre aquellas con hipertensión, las usuarias de betabloqueantes no selectivos consiguieron un mayor tiempo de supervivencia media que las no usuarias.