Media de Salamanca... o 'quítate el top'

La salmantina Gema Martín llegó a la Plaza bajo 'mínimos', sin su camiseta de 'trabajo' (Foto: Chema Díez)

La atleta salmantina Gema Martín 'perdió' su camiseta al principio de una prueba que cerró una joven, el dorsal 1712, cuando casi todos se marchaban... pero terminó. El 'veterano de oro', de 81 años paró su crono en 2 horas 15 minutos. 'Chaupeau' para él...

Aquellos que piensan que una carrera no da para mucho se equivocan del todo. ¡Vamos que sí da...! y si se trata de 21 kilómetros, mucho más todavía.

 

Todo lo que las piernas no ven pero que sí lo hacen los ojos de TRIBUNA dejan historias que los que están fuera pueden ver y los protagonistas que están dentro, vivir. Más allá de las victorias, que son importantes, y de las marcas, que también, hay mucho tras cada paso, cada kilómetro y cada pisada.

 

Por ejemplo, 21 kilómetros dan para ver cómo Gema Martín tuvo que correr varios kilómetros con solo un 'top' e incluso no le hubiera importado terminar así la carrera, como ella mismo reconoció al final... pero ¿por qué? Pues porque se le enredó el Globo de 1h20' que ella portaba y al intentar quitárselo se llevó hasta su camiseta por delante. Más tarde, un humilde corredor le cedió la suya y terminó la prueba con más tallas de las habituales...

 

Última atleta que finalizó la prueba en 2 horas y 40 minutos (Foto: Nacho Malmierca)

 

21 kilómetros también dan para ver cómo el espíritu de superación hace que el dorsal 1712 terminase la prueba en 2 horas y 40 minutos, cuando la organización ya recogía lo instalado, celebrándolo como si fuese un triunfo. Y para ella lo fue...

 

Atleta de 81 años tras terminar la prueba en 2 horas y 15 minutos (Foto: Isabel de la Calle)

 

Y 21 kilómetros también dan para ver cómo los 81 años de ahora te permiten terminar una Media Maratón en 2 horas 15 minutos y casi 'tan fresco como una lechuga'. 81 años que se dice pronto...

 

'Chaupeau' para todos ellos que ya tienen nuestra admiración en todo aquello que las piernas no ven... desde dentro.