"Me encuentro muy bien"

A MEDIODÍA. El centrocampista de la UDS recibió el alta y salió caminando por su propio pie del Hospital Clínico salmantino
ISABEL DE LA CALLE

Pasaba apenas un minuto de las 14 horas cuando Miguel García volvía a pisar la calle y mostrar la sonrisa que tan popular le ha hecho entre sus compañeros de la UDS y los medios que trabajan a diario con la actualidad del equipo charro.

Por su propio pie y con un aspecto muy saludable, el centrocampista unionista agradecía a los periodistas “el respeto” con el que se ha tratado su situación y les citaba para una fecha posterior, cuando ya esté más recuperado para “daros las gracias a todos”.

Miguel García abandonó el centro hospitalario junto a su mujer y el director deportivo de la UDS, Baltasar Sánchez, que ha estado continuamente pendiente del futbolista.

De hecho, el propio Balta puso su coche a disposición de Miguel para llevarle tanto a él como a su mujer al domicilio familiar al salir del hospital. El director deportivo unionista insistió ayer en que el jugador no podría hablar al dejar el centro hospitalario, ya que los facultativos que le han atendido así lo ordenaron. Sin embargo, el futbolista quiso agradecer a todos el interés mostrado por su estado de salud, además de asegurar encontrarse “muy bien” tras las preguntas realizadas por los periodistas que en más de una veintena se habían dado cita.

El jugador albaceteño ha permanecido cuatro días en el Hospital Clínico después de sufrir el fulminante infarto que le paró literalmente el corazón en el minuto 59 del encuentro dominical entre la UDS y el Real Betis Balompié. Tras el desafortunado incidente, al futbolista blanquinegro se le practicó un cateterismo con el que se le detectó la lesión en una arteria coronaria y posteriormente se le colocó un stent –mecanismo metálico para dilatarla–. Tras las pruebas realizadas, los médicos le aseguraron al futbolista desde el primer momento que deberá dejar el fútbol profesional.