Matarromera celebrará su primer cuarto de siglo el jueves con un evento en Santa María de Valbuena

El Grupo Matarromera cumple en 2013 su primer cuarto de siglo y lo celebrará el 19 de septiembre en un evento conmemorativo en el Monasterio de Santa María de Valbuena junto a autoridades, empresarios, expertos del mercado vinícola venidos de todo el mundo y empleados en un acto que estará presidido por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

   

La empresa bodeguera, en un comunicado recogido por Europa Press, ha explicado que en 25 años ha conseguido "cualificar y consolidar" uno de los proyectos enológicos y agroalimentarios españoles "más innovadores y de mayor excelencia", por lo que ha obtenido en 2012 el premio Alimentos de España a la mejor industria agroalimentaria del país.

 

El proyecto empresarial surge en 1988 de la iniciativa empresarial de Carlos Moro, sustentado en el legado familiar y siguiendo con la tradición viticultora y bodeguera de sus antepasados durante 800 años.

 

Moro crea el proyecto de la bodega Matarromera renovando el viñedo y proyectando la construcción de una nueva bodega semienterrada para elaborar grandes reservas, reservas y crianzas de la más alta calidad apoyado "en el conocimiento, la técnica y mucho amor a la tierra", como dice el propio presidente del Grupo Matarromera. La bodega artesanal arquetípica de la zona se convirtió en una empresa de excelencia técnica, marca internacional y austeridad presupuestaria.

 

Moro ha indicado que tardaron cuatro años en crear la sociedad y el proyecto técnico y en 1994 lanzaron su primer vino, lo que les hizo conseguir muchos de los mejores galardones a nivel internacional, "siendo el principio de un concepto de internacionalización y de marca, fundamental hoy en día en nuestra filosofía".

 

El más importante galardón obtenido entonces fue al Mejor Vino del Mundo con la Medalla de Oro del 9th International Wine Competition de Ürgrüp (Turquía) celebrado en 2005, cuando la bodega comenzaba a comercializar sus primeros vinos.

 

CRECIMIENTO E INNOVACIÓN

 

De esta forma, la empresa desarrolló masa crítica para afrontar el crecimiento y la innovación. En 1998 la empresa puso en marcha una nueva bodega en Cigales, Valdelosfrailes, que hoy representa aproximadamente el 15 por ciento del volumen comercial de esta denominación de origen.

 

En 2000, se restaura la casa familiar en Olivares de Duero, una casa noble del siglo XVI y que fue también antiguo convento jesuita, con bóveda de ladrillo macizo y muros de dos metros de anchura que le confieren condiciones naturales óptimas para la crianza de vinos de alta calidad. Se crea así la bodega Rento.

 

En 2004, se adquiere en San Bernardo la única destilería de la Ribera del Duero y anexa a ella se levanta la bodega Emina, el primer centro integral vitivinícola de desarrollo sostenible, una instalación que genera más energía de la que consume gracias a energías renovables, en un edificio que emplea conceptos de arquitectura clásica y permite al visitante conocer todas las fases de elaboración del vino de manera didáctica a través de un centro de interpretación.

 

Además, muy cerca de Emina se sitúa el Monasterio de Santa María de Valbuena, sede de la Fundación Las Edades del Hombre y, junto a la bodega, el Grupo ha levantado el restaurante La Espadaña de San Bernardo, por lo que, unido al centro de interpretación y el monasterio, el concepto enoturístico "adquiere su máxima expresión".

 

APUESTA POR LA DIVERSIFICACIÓN

 

Ya en 2006, comienza la diversificación de producto y se inicia la producción de aceite de alta calidad bajo la marca Emina. En 2007 se adquiere la Bodega Cyan en la D.O. Toro y se crea Emina Rueda, permitiendo al grupo ser el único presente en las cuatro denominaciones de origen clásicas bañadas por el río Duero (Ribera, Cigales, Toro y Rueda).

 

También en 2007 se profundiza en la diversificación con la creación de la línea de alta cosmética Esdor Cosméticos, un referente de los trabajos de I+D+i iniciados previamente por AbroBiotec, matriz biotecnológica de la compañía. En ese sentido, en 2009 se implanta la producción de vinos con baja graduación alcohólica EminaSin y en 2010 se lanza el primer vino del mundo sin alcohol, EminaZero.

 

En 2011 se produce un salto cualitativo en la internacionalización de la compañía con la creación de las tres primeras compañías fuera de España: Estados Unidos, China y Filipinas.

 

Grupo Matarromera continúa su crecimiento, que ha permitido que en el periodo 2008-2012 ha aumentado sus ventas más de un 40 por ciento, de manera que es la empresa bodeguera a nivel internacional que más volumen de inversión destina a I+D+i, con un 30 por ciento anual de su facturación, y que con 500 hectáreas de viñedo propio se configura como uno de los grandes viticultores de Castilla y León.