"Matacán y Salamanca son un centro formativo de excelencia y referencia no solo en España, también en el exterior"

El coronel jefe de la base aérea de Matacán, Alejandro Monedero, se despide tras cumplir su mandato y los objetivos fijados: relaciones con las instituciones, puesta en marcha de la Escuela de Naves No Tripuladas y los acuerdos con la Universidad.

 

 

EN DETALLE

 

"Salamanca quiere a Matacán... y Matacán a Salamanca".

 

"Ha habido recortes, eso está claro pero así hemos podido trabajar de una manera más inteligente y yo prefiero estas situaciones".

 

"Hemos tenido la capacidad de formas a 200 pilotos en este periodo de tiempo".

 

"Creo que es un acierto abrir las puertas del ejército del Aire a los colegios, la gente joven... para que conozcan lo que hacemos".

La base aérea de Matacán despide al que ha sido, durante dos años, el máximo responsable del funcionamiento de un sector del ejército del Aire que ha cumplido notablemente las expectativas y los objetivos fijados.

 

Se trata de Alejandro Monedero, coronel jefe de la base aérea de Matacán que no oculta su satisfacción por el trabajo bien hecho por hacer frente a una situación complicada llevando a cabo todos los proyectos.

 

"El balance que puedo hacer de estos años es satisfactorio por todo, en el plano profesional y en el personal. Creo que se han cumplido los objetivos fijados de antemano y se han dejado las bases de cara al futuro". Así lo indica el propio Monedero, quien reconoce que las relaciones con las instituciones de Salamanca, la puesta en marcha de la Escuela de Naves No Tripuladas y los acuerdos con la Universidad en materia de fomación e investigación han sido las claves de este periodo de trabajo, pero hay más.

 

"Hemos conseguido que Matacán y también Salamanca sean un centro formativo de excelencia y referencia en España y el exterior con el grupo de escuelas y el proyecto de naves No Tripuladas que ofrece la posibilidad de formar a muchos operadores", añade Alejandro Monedero.

 

Además, no esconde los recortes presupuestarios derivados de una situación complicada (huye de la palabra crisis) y afirma con contundencia que prefiere estas situaciones "porque es cuando hay que priorizar y se trabaja de una forma más inteligente sabiendo adecuar los recursos a las necesidades", reconoce, al tiempo que asegura un "gran futuro a Matacán".

 

La base aérea cuenta con 650 personas civiles y militares y una tasa de cobertura que supera el 90%, lo que hace que todas las funciones puedan realizarse a la perfección.

 

En el plano personal, agradece el apoyo de todos los que han pasado durante estos dos años y sabe que la vida de militar es así, siempre con el orgullo de haber podido volver al lugar donde se formó como piloto de tranportes: Salamanca.

El coronel jefe de la base de Matacán, Alejandro Monedero, abandona su cargo tras cumplir los dos años de mandato establecidos (Foto: Chema Díez)